Principio Precautorio contra Bioautismo – Carta al Director

por | 24 enero, 2014
Campaña del miedo: confunde
tipos de compuestos mercuriales.
Ante el rechazo que ha planteado la organización Bioautismo al timerosal en las vacunas, argumentando que no se debería usar a menos que se demuestre que sea “100%” inocuo, enviamos la siguiente carta al director:

Sr. Director: 
Una vocera de la organización Bioautismo declaró por televisión (TVN, 24 Horas noche, 21 de enero de 2014) en contra del uso de timerosal en las vacunas, apelando al Principio Precautorio mientras no se demuestre que sea “100%” inocuo. Al respecto, cabe mencionar tres cosas: 
Primero, nada existe que sea 100% seguro ni tal cosa se puede demostrar; ni siquiera el agua potable lo es, así que tal exigencia es exagerada. ¿La precaución sería no beber agua potable?
Segundo, el Principio Precautorio vale la pena cuando la relación costo-beneficio es mejor para la abstensión que para la acción. El etil-mercurio presente en el timerosal no es tóxico en las cantidades utilizadas ni provoca autismo, por lo que la abstinencia reporta nulo beneficio al mismo tiempo que altos costos alternativos con menor eficacia.
Tercero, evidencia un doble estándar, pues en su sitio bioautismo.cl promueven como alternativa terapéutica contra el autismo, delicados procedimientos de quelación (inyección de químicos para extraer metales pesados del cuerpo), los cuales distan de ser “100%” seguros,exponiendo a los ya maltrechos niños autistas a complicaciones orgánicas graves a cambio de una cura más que dudosa.
Quizás un mejor Principio Precautorio sería abstenerse de considerar seriamente las propuestas de organizaciones como Bioautismo detrás de la prohibición del timerosal en las vacunas.
Respecto de la complejidad de demostrar un negativo, les invitamos a leer la publicación «Ausencia de evidencia: ¿Se puede demostrar un negativo?». La carga de la prueba recae sobre quien afirme su toxicidad (en las cantidades regularas). La inocuidad no es demostrable. Sin embargo, tras estudiarse, no se ha encontrado que sea dañino.
Esta carta consiguió salir publicada en los siguientes medios:

Las Últimas Noticias, 24 de enero de 2014, página 57

«Vacunas y timerosal» 
Una vocera de la organización Bioautismo, opinando en contra del timerosal en las vacunas, apeló al principio precautorio de no usarlo mientras no se demuestre que sea 100% inocuo. Al respecto, tres cosas. Primero, nada hay que sea 100% seguro ni tal cosa se puede demostrar; ni siquiera el agua potable lo es, así que tal exigencia es exagerada. Segundo, el principio precautorio vale la pena cuando la relación costo-beneficio es mejor para la abstención que para la acción. El etilmercurio presente en el timerosal no es tóxico en las cantidades utilizadas ni provoca autismo, por lo que la abstinencia reporta nulo beneficio al mismo tiempo que altos costos alternativos con menor eficacia. Tercero, evidencia un doble estándar, pues en el sitio bioautismo.cl promueven como alternativa terapéutica para el autismo delicados procedimientos de quelación (inyección de químicos para extraer metales pesados del cuerpo), los cuales distan de ser “100% seguros”.

Referencias

De este último, vale rescatar:

«[…] en 2010 cuando ingresó la norma al parlamento, “se revisó toda la literatura científica y se encontraron 10 trabajos que buscaban una relación entre timerosal y desarrollo de autismo. Ocho de ellos eran de diferentes autores y muestran que no existe relación, mientras que otros dos, que sí mostraron una relación, ambos artículos eran del mismo autor y con errores metodológicos que pusieron en duda sus conclusiones”.»

Artículos relacionados en AECH