El gobierno bíblico de Evelyn Matthei

por | 25 noviembre, 2013
Recreación en Bélgica de una lapidación.
Leyes sagradas

«Es normal que reciban un castigo quienes agredan a la familia», afirmó el ministro de Exteriores iraní, Manucher Motaki, en relación a Sakineh Mohammadi Ashtiani, mujer de 43 años y madre de dos hijos, que en julio de 2010 fue condenada a morir lapidada en Irán por adulterio, debido a una “relación ilícita” con dos hombres tras la muerte de su marido, por lo que antes recibió 99 latigazos. «La lapidación es un castigo que justificamos en las leyes coránicas».

“Es su cultura, debemos respetarla”
Evelyn Matthei promete que en su
eventual gobierno no se hará «nada que vaya
en contra de lo que la Biblia señala
».

A diferencia de esas otras sociedades dominadas por ideologías bárbaras y oscurantistas, la desesperación electoral de la candidata presidencial Evelyn Matthei sólo le está llevando a refugiarse tras el voto duro de fundamentalistas religiosos locales, cuya inspiración es el literalismo bíblico inerrante, declarando: «Yo me comprometo a seguir en nuestro futuro Gobierno -y si Dios quiere que yo ahí llegue- a que no se hará nada que vaya en contra de lo que la Biblia señala: el matrimonio es entre un hombre y una mujer y la vida se cuida desde el momento de la concepción hasta la muerte natural. No al aborto, no a la eutanasia.».

Al respecto, enviamos la siguiente Carta al Director:

«Gobierno bíblico»

Sr. Director:

En una afrenta a la laicidad de nuestro Estado, la candidata presidencial Evelyn Matthei ha prometido mezquinamente no gobernar en modo contrario a lo prescrito por la Biblia. No bastándole con despreciar la representatividad del 20% de chilenos no cristianos (lo que incluye a aconfesionales, judíos, musulmanes y mapuches), quedará por ver si la mezquindad de votos así obtenidos le alcancen como para solventar los ineludibles problemas que resucitaría con una política así: ¿A cuál edición de la Biblia obedecerá, del centenar que existe, con sus discrepancias en cantidad de libros y errores de traducción? ¿A alguna preferida por los católicos o por los protestantes? ¿Cómo lidiará con sus numerosas contradicciones internas? Peor aún, ¿a cuál de los centenares de escuelas hermenéuticas dará preferencia en sus interpretaciones teológicas? ¿Reconocerá sólo al Papa la potestad de interpretarla? ¿Seguirá celebrando, por ejemplo, la controversial virginidad de María? ¿Aceptaría la ciudadanía que se elevara análogo ofrecimiento respecto del Corán o del Bhagavad-guitá?

De persistir en su anti-republicanismo, bien podría hacerle el favor a su feligresía de empezar por no contrariar a Mateo 22:21: «(…)Y les dijo: Dad, pues, a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios.» (RV1960). Irónicamente, a los seculares no se nos ocurriría pedirle a una mandataria que se sometiere a 1 Corintios 11:3: «Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer(…)» (RV1960).

Con este grave hecho se comienza a transitar ese tan conocido camino que, ayer en nuestra patria y hoy aún en otras, lleva necesariamente a lapidaciones, torturas y diversas violaciones a los DD.HH. por los motivos más pueriles. Sería un lujo inmundo aceptarlo en cualquier sector político.

Atte.


Luis León Cárdenas Graide

Artículos relacionados

Referencias