XXIV Encuentro Escéptico: “Cultivos transgénicos: Miedos, mitos y la realidad científica”


Charla, expositor y concurrencia

El Encuentro se llamó “Cultivos transgénicos: Miedos, mitos y la realidad científica” y estuvo a cargo del Dr. Gabriel León, Bioquímico y Doctor en Biología Celular y Molecular (Pontificia Universidad Católica de Chile).

Por segunda vez consecutiva llenamos el salón subterráneo del Restaurant Interludio donde hemos hecho los dos últimos Encuentros, lo que significa que fueron alrededor de unas 50 personas. Esta alta concurrencia hace que quede chico el espacio y, si el público sigue en aumento —que es lo que esperamos—, tendremos que buscar otro lugar.

Apreciación personal

Los que vieron la convocatoria a nuestro XXIV Encuentro Escéptico, que estuvieron en Santiago el miércoles 25 de abril de 2012, que tuvieron tiempo disponible entre las 19:00 y las 22:00 hrs. y que concurrieron al evento, tuvieron la “suerte” de presenciar, según yo —y aquí me voy a mandar una afirmación muy personal (aunque si leen a continuación “el ‘espíritu’ de la AECH” es porque logró pasar la rigurosa, necesaria y siempre bienvenida revisión de mis pares, los miembros de la AECH)—, el “espíritu” de la AECH. Y con esto quiero decir el acercar la razón y la ciencia a la gente común y corriente. Concuerdo totalmente con periodista científico y divulgativo Luis Alfonso Gámez, autor, entre otras cosas, del blog escéptico Magonia, cuando dice que hacer escepticismo para escépticos solo sirve para crear cohesión en el colectivo escéptico pero que para nada más, lo que no favorece, obviamente, en nada la llegada de nuestro mensaje al público en general. En cambio, Dr. Gabriel León, con su exposición e intervenciones en el posterior debate, sí que hizo llegar su mensaje —y el nuestro— a todo el público que llegó a verlo. Con una claridad que casi no había visto pero que unas tantas había leído (en los libros de Carl Sagan, por ejemplo), el doctor demostró que los miedos provocados por los transgénicos son totalmente irracionales y sin fundamentos.

¿No me creen? Entonces compruébenlo ustedes mismos escuchando los audios que hay más abajo (es posible que, en los próximos días, también puedan comprobarlo en video, pues publicaremos, aquí mismo y si superamos los inconvenientes que no nos permitieron su publicación en este momento, el video que grabó Javier Vergara, un ferviente colaborador que se sumó a nuestro proyecto hace unos meses atrás y que nos propuso apoyo con la grabación de eventos).

Por mi parte, será la primera vez que le voy a recomendar un material “escéptico” a mis amigos y familiares más cercanos, ya que no solo lo considero una inmejorable “carta de presentación” del apasionante mundo del escepticismo, si no que, además, con él aprenderán mucho, tanto como yo, que sabía muy poco del tema (con vergüenza debo reconocer que antes de entender la lógica del escepticismo, hace más o menos unos 4 años atrás, pensaba que los transgénicos eran malos).

Podcast del Encuentro

Charla:


Debate:


Diapositivas de la presentación del Encuentro

Diapositivas de la presentación del XXIV Encuentro Escéptico

7 comentarios:

Uri dijo...

Me perdí el encuentro, la charla estuvo excelente. Muchas gracias a Gabriel por su tiempo.
Se la estoy reenviando a mucha gente que realmente necesita escucharla.PD: el audio del debate se corta al 34:57, al menos, a mí.

ninjutka dijo...

Hubo una pregunta que me hubiese gustado hacer en caso de haber estado ahi, ¿no existe un peligro real para el ecosistema liberar nuevas especies? basicamente se introduce una nueva especie que tiene una ventaja competitiva y que eventualmente podria desplazar a otras que carecen de esa ventaja. Si bien veo las ventajas que a nosotros nos ofrece en terminos de economia, no veo que ventaja le podria significar eso al ecosistema

Bernardo Domingues dijo...

 Ninjutka, la agricultura jamás ha tratado de mejorar el ecosistema. Con suerte, trata de no modificarlo demasiado. En cuanto a introducir nuevas especies, lo hemos hecho desde el inicio mismo de  la agricultura. Ve el plátano en sus inicios y ahora. Jamás hubiera evolucionado en esa dirección si no fuera por manipulación humana. Y lo mismo se aplica para casi cualquier vegetal que comemos hoy en día. Si hubiera un peligro demasiado alto, ya lo habríamos sentido sentido hace siglos o, quizás, milenios. El beneficio de los transgénicos no es para el ecosistema, sino que para la reducción de plagas, mal clima y agregar características deseables a un producto en particular (como trigo sin gluten o uvas sin pepas, por ejemplo).

Rodrigo Juri dijo...

Estimad- ninjutka:
Hay un error cuando afirmas "basicamente se introduce una nueva especie que tiene una ventaja competitiva y que eventualmente podria desplazar a otras que carecen de esa ventaja". La especie introducida (dejando de lado la discusión de la definición de especie) tiene ventajas competitivas solo en el cultivo intensivo sometido a condiciones totalmente artificiales. Por ejemplo, la ventaja puede ser "resistencia a un herbicida X". En la medida que nadie libere herbicida X en el Amazonas, la "nueva especie" no tiene ninguna ventaja allí. Así que no, las "especies nuevas" no tienen ninguna ventaja en los ecosistemas naturales, al contrario... esas características que son tan deseables en la producción y los mercados resultan ser obstáculos para su éxito reproductivo en condiciones naturales. ¿Cuanto crees que duraría un poodle en los bosques de Siberia? Lo mismo es válido para nuestras queridas especies de plantas domesticadas.

Observador Testigos Jehova dijo...

Yo creo que hay un alto precio por los trangénicos que tiene que ver con la patente de ese gen, negocio al cual se dedica la multinacional Monsanto. Esa semilla tendrá un dueño que son ellos, y las personas con agricultura tradicional si desean usar este tipo de cultivos ya no es dueña de sus propias semillas.

Rodrigo Juri dijo...

La pregunta es, si el agricultor desea seguir siendo dueño de sus propias semillas, ¿para que diablos le va a comprar a Monsanto? Nadie le ha puesto un fusil en el pecho obligándole a comprar a Monsanto. Los agricultores no son idiotas, si le compran las semillas a Monsanto es porque los beneficios son superiores a los perjuicios. Si Monsanto pensó, diseñó, inventó y produjo una semilla nueva, con características nuevas, esa semilla es de ellos. Y si yo quiero esa semilla, toca pagarles... eso es lo justo.

gocontre dijo...

El ecosistema, el único riesgo que corre es que exista pérdida de biodiversidad por ocupar constantemente germoplasma desde su origen. Pero claro, el mejoramiento genético tradicional también lo hace, es decir, no es un problema de los transgénicos. Estos alimentos son de todas maneras organismos domesticados, y por ende, no sobrevivirían en la naturaleza por si solos, pese a que existe una ventaja sobre sus pares no transgénicos.Por otra parte es perjudicial para los agricultores que no utilizan transgénicos o que son orgánicos y por ende, la manipulación de estos GMO's no es libre. Existe una regulación del SAG para la multiplicación y manipulación de transgénicos.Saludos



Contenido con copyright de sus autores al año de publicación, licenciado bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Chile (CC BY-NC-SA 3.0)