Todología escéptica

Certificado de Todólogo. Fuente: canalpreto.cl

En la AECH tenemos un lema: “Por la razón y la ciencia”. Por ello intentamos a través de nuestros artículos, nuestra página de Facebook, Twitter y otras instancias aportar con granitos de arena en la difusión del escepticismo, la ciencia y la razón.

Además, desde un tiempo abrimos una sección “Pregúntale a un escéptico”, que a través de la plataforma de Formspring, permite que recibamos preguntas, y a goteo (dada la carga de trabajo, estudio y compromisos familiares de todos) hemos ido seleccionando preguntas interesantes, y respondiéndolas, respuestas que se encuentran en Formspring y también se ven reflejadas en nuestra página de Facebook y en Twitter.

Ahora en la AECH hay varias personas versadas en temas científicos en distintos grados, desde aficionados a personas con preparación formal en ciencias, por lo cual no debería resultar raro que muchas de las preguntas que recibimos tengan relación con temas científicos y escepticismo.

O eso es lo que yo por mucho tiempo pensé. Cuando veo preguntas como estas en Formspring (que no han sido respondidas aún):

  • "Son efectivos los productos con feromonas? ¿o es sólo publicidad engañosa?"
  • "que piensan de la posible existencia de universos paralelos?"

A mi mente se viene que alguna persona que tiene una duda honesta, conoce a la AECH, y confía en que podamos darle una respuesta razonable y aclaradora, a pesar que no somos ni astrofísicos ni bioquímicos o especialistas exactamente en esas áreas.

Pero al seguir mirando en las preguntas recibidas, encuentro algunas como:

  • "mi padre cree en las posesiones demoniacas me podrias decir lo que pasa realmente para poder decirle lo que pasa en realidad"
  • "que es el espiritu santo?"
  • "Estimado Escéptico, si la creación de la vida fue producto del choque azaroso de elementos en condiciones ambientales especiales, mi pregunta es: ¿Esos elementos también son producto del choque azaroso de algo más pequeño y elemental infinitamente?."
  • "¿POR QUE ? A TODA SOSPECHA DE BACTERIA SE TOMA UN URICULTIVO Y AMTIBIOGRAMA ANTES DE RECETAR ANTIBIÓTICOS, LO VIVÍ YO MISMA EN EL SISTEMA PUBLICO, CLARO QUE NO ME TOME LOS ANTIBIÓTICOS HASTA HACERME EL EXAMEN; ADIVINA NO TENÍA NADA"
  • "¿POR QUE SIGUEN TOMANDO MAMOGRAFIAS?"
  • "Que opinan del Panteismo de Spinoza"
  • "Me ha llegado un (sospechoso) email exaltando las cualidades casi milagrosas del cloruro de magnesio, el cual parecería ser la cura para prácticamente todo. ¿Hay alguna base científica para afirmar tal cosa? ¿Es inocuo, peligroso, benéfico o qué? Saludos!"

Vaya preguntas, y ¡Vaya heterogeneidad de temas! Desde religión, teología, filosofía, evolución, bioquímica, medicina… Cada una de esas preguntas es interesante y da para respuestas muy interesantes, pero es a mí a quien me surge una gran pregunta:

¿Porqué nosotros como escépticos “deberíamos” ser expertos en tamaña multitud de temas?

Esa es una pregunta que me ha estado rondando desde un tiempo a esta parte. ¿Por qué el declarar que somos escépticos, o que confiamos en la ciencia y la razón, nos transforma en personas que debiéramos ser capaces de responder tal abanico de temas tan dispersos?

He llegado a la conclusión de que muchas personas simplemente cree que los escépticos somos TODÓLOGOS. Deberíamos tener respuesta para todo, o de lo contrario no seríamos “verdaderos escépticos”. Pero ¿por qué?

Y he aquí que un día, reflexionando de este problema, se me ocurrió una interesante hipótesis: el problema es que demasiada gente no entiende el concepto de la carga de prueba.

Sr. Todólogo, ¡Demuéstremelo!

Cómo uno puede llegar de un escéptico a todólogo: el problema puede yacer en el hecho de que el escepticismo es coloquialmente confundido con “negacionismo”: si uno es escéptico, es porque “no cree en nada”, como una vez nos tildaron en el banner de las pantallas de Megavisión, cuando hicieron un reportaje acerca de la AECH, frase que de todas formas es una caricaturización errada del escepticismo científico.

Entonces, si “no creemos en nada”, pienso que mucha gente considera que la única forma en que tal convicción puede formarse en nuestra cabeza escéptica es porque hemos explorado y estudiado “cada tema” que puede existir, y de cada tema hemos llegado alguna conclusión que nos permite “no creer” en eso. Porque si no hubiéramos hecho tal cosa, en realidad ¡DEBERIAMOS creer en algo! Pareciera que para mucha gente, su lema es que “hay que creer, mientras no se demuestre lo contrario”. Si no crees, entonces es que conoces la refutación, así que tienes que ser experto también en ese tema…

Pero la realidad del escepticismo es mucho más simple. Descansa sobre el principio de la “carga de prueba”.

El principio de la carga de prueba (onus probandi) postula que quien hace una afirmación es quien debe proveer las pruebas de que su afirmación es cierta. Lo que es más importante: no es responsabilidad de quien escucha una afirmación el demostrar su veracidad, ni es una afirmación “cierta” hasta que quien la escucha “no demuestre” que está equivocada.

Cuando alguien afirma algo pero no aporta pruebas ni evidencia que respalde sus dichos, y exige que sea quien escucha quien “compruebe” lo que él afirma, o peor, afirma que sus declaraciones son ciertas, hasta que quien lo escucha “no demuestre lo contrario”, esa persona está deshonestamente cayendo en una falacia, la inversión de la carga de prueba (o también la prueba diabólica).

Y con esto en mente: ser escéptico no es “no creer” porque hemos demostrado que todo el resto del universo es falso. Somos escépticos porque entendemos el valor racional de la carga de prueba, y por ello esperamos que quienes hacen declaraciones apoyen sus dichos en razones válidas, evidencia y argumentos comprobables.

Como en el mundo moderno, y gracias a Internet, el planeta está plagado de afirmaciones y declaraciones “extraordinarias” (invocando por ejemplo resurrecciones, visitas de seres extraterrestres, seres mitológicos, etc), la evidencia tiene que ser igual de “extraordinaria” para aceptar que tales afirmaciones son ciertas. No basta solamente con reunir testimonios.

¿Y qué pasa si la persona que hace la afirmación falla en cumplir con la carga de prueba? Entonces, aplica la “Navaja de Hitchens”:

"Lo que se afirma sin aportar evidencia, puede ser descartado sin aportar evidencia".

Con esto, entonces el cuadro que aparece es lejos más simple que el de un todólogo todosapiente: somos escépticos racionales, aceptamos como ciertas muchas afirmaciones, aceptamos todas aquellas cosas que han sido comprobadas y que cuentan con evidencia razonable que las respalde. Pero en todos aquellos temas en que no hay esa evidencia, entonces no hay razones para creer que las afirmaciones que se hacen de ellos sean ciertas; no hasta que haya evidencia suficiente que demuestre que tales afirmaciones y tales temas son ciertos más allá de una duda razonable.

Entonces, ¿Que se puede decir a quienes piensan que somos “Todólogos”? Pues no, no lo somos. Somos personas que intentamos ejercitar nuestra razón, que disfrutamos de investigar diferentes temas, que usamos los recursos de Internet, buscadores, libros, publicaciones científicas y cualquier fuente confiable y comprobable para informarnos de muchos temas y formarnos una opinión, al punto que podríamos y podemos responder preguntas como las que recibimos en “Pregúntale a un escéptico”.

Pero, una nota: los recursos humanos de la AECH para responder preguntas son extremadamente limitados. Todos quienes participamos tenemos estudios, trabajo, familias, responsabilidades, y el tiempo para dar una buena respuesta siempre escasea. Por ello, nosotros elegimos algunas preguntas “Ad Honorem” para responderlas ya sea porque nos parece una pregunta interesante, un tema interesante, o en su momento hemos estudiado de ese tema, y consideramos que vale la pena responderla. Si es una pregunta sosa, tal vez nunca la respondamos. Pero difícilmente podríamos responder toda pregunta posible, pues no somos, ni nunca seremos, todólogos. Nadie lo ha sido, ni nadie lo puede ser, una vida es demasiado corta.

Así que, para el amigo que nos dejó esta pregunta en “Pregúntale a un escéptico”:

  • "¿Como sé que usted responde todas las preguntas y no sólo aquellas que convenientemente están a su alcance?"

La respuesta es: efectivamente respondemos aquellas que están a nuestro alcance porque no tiene ningún sentido siquiera pensar que podemos responder “todas” las preguntas. Porque no somos todólogos. Y porque lo honesto es dar lo que consideramos una buena respuesta a las preguntas que sí están a nuestro alcance. Sería mentir si respondiéramos lo que no sabemos o si afirmáramos que podemos responder todo, con tal de aparentar que lo sabemos todo ;-)

Y recuerde: si Ud. encuentra o conoce un todólogo, le recomiendo ser muy escéptico con él; tal vez sabe mucho menos que lo que aparenta

12 comentarios:

Jair Palma dijo...

gran artículo.. como siempre.. hay muchos escépticos que se esmeran en saber de todo y evitar el "no sé".
será un buen post para linkear cuando nos encontremos en esos problemas.

Estoy seguro que más de una vez hasta tú mismo te sentiste obligado a responder todo lo que te preguntaban.

Me disculparán una pequeña volada, que tiene que ver con este asunto:
------------
Cuando descubrí el riesgo/deber de creerme un todólogo, visualicé en mi cabeza una escalera caracol, donde cada peldaño estaba lleno (como si fuera de cristal), por líquido de color.. cada peldaño un color distinto, a veces turbio.
Cuando abracé el pensamiento crítico, decidí vaciar cada peldaño, quedando todos "en blanco" y volver a llenarlos con lo que aprendiera y estudiara, ahora, a mis treinta y tanto.

Descubrí que la información es tan infinita que muchos peldaños identificados no los llenaría jamás con el líquido suficiente, por lo que, tal como dice Daniel, en lo que me resta de mi corta vida, deberé llenar con lo "suficiente" para seguir adelante. Pero esta vez el líquido siempre fue cristalino.

Así pasé el peldaño de la religión, de la medicina, política, aborto, sexualidad, discriminación, justicia, moral, evolución, etc...

Ahora, cuando me preguntan mi opinión sobre un peldaño extraño, reviso si tiene líquido. si no, simplemente digo. "No sé. no he estudiado ese asunto".
Y  tal como concluye Daniel, si es interesante, lo pongo a la fila de los próximos peldaños a estudiar, para seguir subiendo por esta escalera imaginaria de conocimiento.

------------
Brillante, Daniel. Como siempre.

Marcelo dijo...

Muy buen artículo
De esta forma como escepticos se liberan de esa pesada mochila de ser considerados polímatas por mucha gente. Transformarse en "oráculo" puede dar paso a incurrir en errores similares a los que uds. mismos critican: Entregar datos al boleo, información a medio confirmar. Siempre es bueno hacer un alto en el camino y ver la carta de navegación para mantener o corregir el rumbo. Felicitaciones... 

Daniel dijo...

Gracias por tus comentarios, Jair. Y tu analogía de la escalera es muy gráfica y poética.

ciberprofe_roberto dijo...

-¿Qué piensas tu de la nueva teoría de los xxxxxxxxxxx?
- ?
- porque tu si te declaras escèpticos deberías saber que los xxxxxxx existen y los gobiernos ocultan esa información. Ademàs toda persona culta, consciente y liberada se ha informado sobre ellos.
-?
 -¿Pero entonces no te has informado? No se supones que los escépticos blablablà...
- ?
- Entonces tu no eres esceptico y  solo actúas por supina ignorancia %&·#@+º

Rudyard Kippling hablaba de la "carga del hombre blanco". Existe la "carga del hombre escèptico"???

Hugo Guardia dijo...

La última frase me recordó a la famosa cita de Sócrates.


Recuerdo una vez que tuve una larguísima discusión con una creacionista, yo le respondía con lo que sabía de genética, selección natural, datación, fósiles, etc... cosas que aprendí en el colegio. Me hacía múltiples preguntas como si yo tuviese un magister en biología. Se me hacía difícil pues a pesar de que era biólogo en el colegio: no lo sé todo. Intenté refutar cada uno de sus argumentos y contestar cada una de sus preguntas, hasta que llegué a un punto en que simplemente me cansé, ya no pude buscar más para responder lo que no sabía.

Y como no pude refutar ni responder todas sus preguntas, ella "está en lo correcto", pues no pude demostrar lo contrario. En ese momento me di cuenta que era más fácil pensar que un ser invisible e intangible que está en todas partes hizo aparecer todas las cosas visibles y materiales en algún momento de su eternidad. 

David Alejandro Fuentealba Már dijo...

En mi calidad de psicólogo de orientación conductual, me han pedido que "explique todo con conductismo"; como ateo me han pedido que desarrolle tratados sobre el origen del universo, la moral, la dualidad cuerpo/alma; como escéptico me han pedido que explique cómo es imposible que no existan las conspiraciones, por qué los extraterrestres no nos han visitado y cómo es que las terapias alternativas no funcionan... y así una larga lista.
Me parece que yo varias veces he caído en esto de la todología, jaja, porque en cuanto ven que piensas diferente (o sólo que piensas) te llenan de preguntas hasta cada detalle más mínimo buscando el "no sé" o algún otro vacío. Me viene muy bien leer este artículo, para tenerlo en cuenta y no caer tan fácilmente en discusiones que te dejan como supuestamente inculto por no saberlo todo.

Me acordé de un estudio que se hizo en EEUU, donde mostraba que quienes más saben sobre religión son los ateos... supongo que podría estar relacionado con esto. Por si interesa: http://www.revolucionnaturalista.com/2010/10/por-que-los-no-creyentes-saben-mas-de.html

Daniel dijo...

Hola David,

En ese contexto, esta frase me parece graciosa, pero muchas veces muy acertada:"Si tienes una biblia en tu biblioteca, puedes ser un cristiano; si tienes un corán, puedes ser un musulman; si tienes una Torah, puedes ser un judio; pero si tienes los tres, de seguro eres un ateo".Fuente: http://www.patheos.com/blogs/friendlyatheist/2011/06/17/if-you-have-all-three/
Saludos!

Kuyenko dijo...

Muy buena columna, en mi camino al escepticismo que he comenzado hace poco me he topado ya con la gente que te bombardea con preguntas de todo tipo. En mi caso lo único que puedo responder de ahí es lo del urocultivo porque soy tecnólogo médico. Saludos.

Ricardo Fabian Villa Leiva dijo...

lejos lo mas sincero y desestresante  que he leído en este año. Créeme que llegando a algún carrete y diciendo q estudio astronomía me toda conversar con mucha gente del tipo "oye pero si estudia astronomía lo sabes todo" ahora a imprimirme el  discurso para leerlo en los ratos libres q es como poesia a mis oídos  jajaja 

Angel_Gil dijo...

La ignorancia es el estado natural del hombre, desde el nacimiento a la muerte, nadie lo aprende todo durante la vida... La diferencia radica en que algunos, durante el breve lapso de su existencia, disminuyen en mayor medida su estado de ignorancia.

AdamBuscovic dijo...

Me pasó en año nuevo que fui a la casa de unos amigos de mi hermana, e inevitablemente a medida que los vasos se iban vaciando la conversación tornó a lo místico y desconocido. Yo solo escuchaba con atención, sin mucho interés en desplegar mi escepticismo ante todo lo que escuchaba, hasta que mi hna comentó que no debiesen decirme nada de aquello puesto yo no lo creería. De ahí en más fue una ola de preguntas y de escuchar una tras otra experiencia personal, las cuales por supuesto se pretendía yo explicara desde la racionalidad. Ocurre siempre, si no tienes ninguna creencia mascota es que de seguro tienes explicaciones para todo. Uno de ellos recuerdo me dijo para mi desconcierto: '¿cómo no vas a cree en nada? En algo tienes que creer'. Al parecer creer en ti mismo o en un set de principios no es suficiente.
Para los que escucharon alguna vez 'la verdad de la milanesa'. ¿Se fijaron que a Crystian sin importar el tema de turno le preguntaban de todo?  ¡Como si estuviese forzado a ser una enciclopedia del conocimiento! Eso no es lo que pretendemos 'vender', sino más bien un set de herramientas para evaluar afirmaciones, sin perjuicio de que hagamos nuestras propias investigaciones y las compartamos con nuestros lectores como ejemplo de lo que constituye un buen escepticismo puesto en práctica.

Daniel dijo...

Wow, que comentario... y que experiencia... tal vez hay que considerar que el "mito" de la todología como una realidad en la mente de muchas personas, en especial en las "creyentes". Además sería conveniente pensar cuál es la mejor respuesta racional para "desarticular" los intentos de la gente de arrinconar a un escéptico a preguntas interminables, de manera que ambas partes puedan tener una conversación fructifera y que no se transforme únicamente en un "water boarding" de preguntas para el que defiende la razón :-) 



Contenido con copyright de sus autores al año de publicación, licenciado bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Chile (CC BY-NC-SA 3.0)