Guerra Intergaláctica: Jedis vs Pastafaris

N. S. Monesvol supera el poder de La Fuerza
Empecemos por el principio. En una galaxia muy muy lejana, existía una República Intergaláctica que entró en guerra, luego se instaló una dictadura maligna y luego las fuerzas rebeldes salvaron la Galaxia para siempre, a no ser que George Lucas decida expandir la serie, agregando más drama al tema.

Los Jedis estuvieron, todo el tiempo, al centro de esta disputa y, con el poder de la fuerza y a punta de sables láser, mantuvieron el orden. ¡Qué maravilloso!, ¿no? Una fuerza poderosa que nos envuelve, que es el mismo tejido del Universo, nos une y, si estamos en contacto con ésta, hasta la podemos manipular, pero sólo si tenemos entrenamiento Jedi.

Suena bonito y plausible si no fuera por un detalle: el Monstruo de Spaguetti Volador (Monesvol) es el único Dios verdadero y el único capaz de manipular cualquier fuerza no medible. Por lo tanto, cualquier argumento más allá de ése es absurdo.

¿Monesvol? ¿Pastafarismo?

El pastafarismo es la única religión verdadera, originada a partir de la sagrada tallarinidad de nuestro amo y señor, Monesvol. Sin embargo, no es lo que cuentan los libros de historia – compendios de mentiras y medias verdades.

Según, por ejemplo, Wikipedia, el pastafarismo es “un neologismo derivado de pasta (espagueti) y rastafarismo, es una religión paródica, surgida como protesta social en los Estados Unidos de América para denunciar y oponerse a la difusión de la hipótesis del diseño inteligente, impulsada por sectores políticos y religiosos conservadores durante los mandatos del Presidente George W. Bush, y a las corrientes de opinión que pretendían su equiparación con teorías aceptadas por la comunidad científica como la de la evolución biológica”.

Basado en esta alocada teoría de la conspiración, grupos de herejes ateos, agnósticos y escépticos han adoptado a nuestra fe, única y verdadera, como motivo de chacota y como un instrumento de humor para entregar un mensaje importante: si vas a enseñar la creación según los cristianos, también queremos que enseñen la creación según nuestro creador Monesvol (que, a todo esto, es la única creación verdadera y cuenta la verdad sobre cómo fuimos creados en volcanes de cerveza).

Pero supongamos, hipotéticamente, que esta alocada teoría es correcta. Que es solo una religión instrumental y humorística (una idea ridícula, que quede claro) y que es solo una forma de demostrar que las personas merecen respeto, pero que ninguna idea se merece estar en una categoría intocable y más allá de toda crítica.

Al parecer, este es el mismo mensaje que quieren expresar los Jedis: quieren ser reconocidos como religión, como una forma de protesta, y así aparecer en el censo como una religión. Esta idea se ha hecho pública por la prensa y ha tenido muchísima difusión por las redes sociales.

Las mismas redes sociales revelan una tendencia muy interesante acerca de las religiones. Posts reales (de los cuales no revelaré los autores) dicen cosas muy insultantes respecto de este proyecto de religión: “ahora quieren ser una religión estos wns Jedis… la wuea ridícula”. Otro dice: “ahora cualquier wuea quiere ser religión… jedis… puta que hay gente wna”. Estos dos posts reales (uno en Facebook y el otro en Twitter) sugieren que existen ciertas ideas dignas de ser religión y otras que no: Un hombre (que es Dios) resucita después de ser sacrificado ante Dios (él mismo) para salvar a la humanidad de un castigo al cual él los condenó sí que es una idea bastante digna de ser respetada, pero no una fuerza inmedible a nuestro alrededor que puede ser manipulada. Eso último sí que es ridículo…

Sólo para que conste, ambos autores son reconocidamente cristianos y ninguno de los dos leyó la noticia, sino que solo vieron el titular, según pude averiguar. Sin embargo, la reacción provocada en las respuestas fue de risas y más ataques a esta “idea absurda”.

Para esclarecer el tema, por favor recordemos que estamos hablando de un llamado de ateos y agnósticos a declararse en el Censo de 2012 como Jedis. No los confundamos con los Jedis “originales” de Chile, con sede en Quilpué, quienes mezclan artes marciales con enseñanzas de este culto o religión inventada por George Lucas.

Jedis ateos

Sin embargo, como hemos mencionado, la idea de esta iniciativa es meramente cómica y es para que la comunidad no creyente se declare como Jedi, como parte de una humorada y para esclarecer el mensaje ya mencionado. Ante este llamado, creo que caben dos comentarios:

  1. El movimiento Pastafari (de los falsos, obvio) ya está instalado en Chile hace ya algún tiempo y, sinceramente, se siente casi como “plagio”. Si quieren unirse a una religión “de mentira” para probar algo, ¿por qué no unirse a los Pastafaris y dejar atrás a los Jedis? La unión hace la fuerza, dicen… (sin juego de palabras)

  2. ¿Vale la pena declarar ser de una religión que no eres? Si eres ateo, declárate ateo; lo mismo para los agnósticos. El crear una religión de mentira puede ser divertido, pero el Censo es un tema serio en el cual debes representarte como eres.

Quizás en el futuro, quieras demostrar que la gente quiere cambios para una sociedad más secular o que los ateos están creciendo. ¿De verdad quieres sacarle números a los no creyentes y unirse a los judíos y musulmanes en la casilla “otros” siempre que se mencionen gráficos con relación a religiosidad en el país? Es un juego arriesgado…

>Es comprensible que a muchos de la comunidad no creyente les moleste el que no se separe de forma más efectiva a agnósticos de ateos para poder dar una idea mejor de la compleja demografía religiosa del país, pero ¿será declararse Jedi la respuesta?

La Guerra Intergaláctica comienza

Sea como sea, los falsos Pastafaris tienen una pelea compleja con los Jedis, mientras yo me regocijo comiendo un plato de tallarines, con mi señor sacrificándose por mí, como lo hace a diario.

¡Ramén!

– Un pastafariano ofendido.

Actualización (09/01/2012): Fue necesario republicar este artículo, lo que produjo que los comentarios que tenía se perdieran. Hasta el momento de la republicación, el artículo tenía 12 comentarios y lo sentimos mucho porque se han borrado por consecuencia. Pedimos disculpas por cualquier molestia.


Contenido con copyright de sus autores al año de publicación, licenciado bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Chile (CC BY-NC-SA 3.0)