Libro: "El creacionismo ¡vaya timo!"

Continuando con nuestra serie de reviews de libros de la colección "¡Vaya timo!", provistos gentilmente por la Editorial Laetoli, en su iniciativa conjunta con la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, ARP-SAPC, le toca en esta ocasión a Ernesto Carmena, con "El creacionismo ¡vaya timo!".

El creacionismo visto como un timo o estafa, es una gran mentira con consecuencias negativas para sus víctimas, en forma indirecta, todos nosotros.

Denominada por el autor como “carta a un crédulo”, este libro nos entrega una visión crítica y a veces sarcástica, sobre esta forma absurda de adaptar la realidad de la naturaleza a un conveniente cuento infantil para creyentes de tomo y lomo. El Creacionismo afirma que la tierra, y todo lo que hay en ella, fue "creada" por Dios literalmente como está escrito en el Antiguo Testamento.

Aunque la literatura no es tan común entre los científicos, Ernesto Carmena, Biólogo de profesión, logra cautivar la atención del lector a través de un humor algo sarcástico, que recuerda aquellas conversaciones de largas horas con amigos, donde se juega entre la risa y la rabia que nos producen ideas tan absurdas y difundidas como el creacionismo.

AECH en marcha #iguales

AECH en marcha por Igualdad de Derechos

Este sábado 25 de junio de 2011 fue la Marcha por la Igualdad (#MarchaDel25#Iguales), organizada por MOVILH y la fundación Iguales. Nuestra Asociación Escéptica de Chile también se hizo presente, por considerar que la discriminación de la que son objeto los homosexuales en nuestra sociedad tiene un arraigo supersticioso e irracional, a saber:

Convocatoria a nuestro XVII Encuentro Escéptico


Actualización (28/06/2011): El Encuentro se posterga para mañana miércoles 29 de junio.

"#GobiernoSapo: ¿Consulta Ciudadana o Gran Hermano?" se titulará nuestro XVII Encuentro Escéptico. En esta ocasión, expondrá el miembro de la asociación Luchostein, quien nos introduce al tema de la siguiente manera:

Hoy registramos digitalmente muchísimos más datos mundialmente de los que somos capaces de procesar. En Internet, con cada conexión, cada click, cada foto, cada "Me gusta" y cada Retweet, dejamos numerosos rastros digitales almacenados en diversos sistemas de distintos dueños de variados intereses, con distintios niveles de detalle.

Tal avalancha de información es una mina de oro para quienes la administran. Haciendo uso de técnicas de Minería de Datos y Aprendizaje de Máquinas, es posible reconocer segmentadamente en los usuarios sus patrones de comportamiento en línea. Tal análisis es de carácter habitual y regular, aunque pueda resultar cómodo pretender desentenderse de su existencia.

Con la emergencia de las Redes Sociales y su amplio uso en la población, situación facilitada por la cada vez mayor accesibilidad a las Tecnologías de la Información, el comportamiento tradicionalmente reconocido como virtual es cada vez menos diferenciable del comportamiento tradicionalmente reconocido como real, al punto de ser ya dos fascetas de una misma realidad.

Tanta información en una sola mano genera un marcadamente asimétrico balance de poder entre quien la administra respecto de aquél cuyos pasos son observados. Incluso en democracia, es tal el nivel de abuso que se puede llegar a cometer que la Privacidad de los Datos Personales ha llegado a ser tema nacional, al punto de ser necesarias complejas leyes para su protección como derecho, involucrando incluso a la Comunidad Europea completa. Sin embargo, tales leyes están fuertemente influenciadas por lobbies internacionales de Propiedad "Intelectual" que, a ojos del ciudadano crítico, merecen serias dudas respecto de qué intereses están realmente resguardando, hasta qué punto lo consiguen y qué tan eficientes son socialmente.

Esta charla tiene por objetivo la sensibilización de la ciudadanía no especializada respecto del real alcance social del problema de la Privacidad en línea en la era de Internet, así como entregar elementos de juicio que permitan al ciudadano crítico la evaluación razonada de los balances de poder y los riesgos que inducen las políticas públicas sobre esta materia, los cuales van más allá de lo que se puede desprender de los básicos reporteos periodísticos y de lo que los mismos políticos responsables de su legislación crean que están haciendo.

Retuitéalo si "te gusta" ;).
Sobre el autor
Luis León Cárdenas Graide es Ingeniero Civil en Computación de la Universidad de Chile, diplomado en Seguridad Computacional por clCERT. Ha participado en proyectos de votación electrónica y dictado una cátedra de Administración de Sistemas en el Departamento de Ciencias de la Computación de la misma casa de estudios. En sus ratos libres, también participa en la Asociación Escéptica de Chile.
El Encuentro se realizará el próximo martes 28 de junio, a las 19:00 hrs., en la Sala de Arte CdA, bajo el Café de las Artes, ubicada en Monjitas 404, Barrio Lastarria, Santiago, Metro Bellas Artes L5.

¡Los esperamos! La entrada es liberada.


(*) Inscribirse no es un requisito para asistir, pero recomendamos hacerlo pues así tendrán una forma de tener presente la fecha del evento.

Guía del arte de hablar mucho y decir nada


Piano, mujer, derecho, caminata, semáforo, duende, proceso, camión, saltar, recesión.

Si lees la secuencia anterior en voz alta, estarás hablando. Y puedo armar una lista similar de cien páginas para que recites todas las palabras que se me ocurran y tendrás material para hablar por horas. En ese caso, hablarás mucho, pero no vas a decir nada, ya que ninguna idea concreta o sustancial podrá ser interpretada a partir de tanto palabrerío.

Pero no es necesario decir palabras completamente sin conexión para lograr ese efecto. De hecho, incluso podrás sonar inteligente, sabio y hasta científico si sabes unir bien tales palabras y encuentras un público dispuesto a comprarse tu discurso.

Tendrás críticos; claro que sí. Esos científicos cerrados de mente y esos escépticos sin vida siempre tratarán de rebatir tus argumentos, aplicando toda esa propaganda de la “razón”, pidiendo “evidencias” y criticando la falta de “método científico”en tus afirmaciones. Unos lateros...

Pero no es razón para desesperarse. Lo bueno es que no tienes que reinventar la rueda para que tu discurso se mantenga en el tiempo: sólo sigue lo que ya existe.

¿Qué es la evolución biológica?

Por Raúl Vallejos Baier

¿Qué pasa si le preguntamos a alguien en la calle sobre el significado de la evolución biológica?, probablemente la definirían de maneras más o menos similares, algunas de ellas podrían ser:
  • La evolución biológica es solo una teoría que dice que venimos del mono.
  • Es un proceso que mejora a los animales, llegando a los humanos.
  • Es una teoría que dice como comenzó la vida
La verdad es que ninguna es correcta, y si no se lo esperaban, ¡sucede que es una teoría y un hecho al mismo tiempo! ¿Pero cómo puede ser esto?:

En la vida cotidiana, la palabra teoría significa algo como una suposición, una idea no totalmente demostrada sobre algo, pero que si se demostrase, causaría un inmenso revuelo, como las "Teorías" de conspiración de Salfate.

En ciencias, la palabra "Teoría" tiene un significado radicalmente distinto. En esta, una teoría es el máximo grado de conocimiento al que puedes llegar sobre algo (no eternamente, puede ser reemplazada por otra o simplemente refutada). Es un constructo mental que incluso permite hacer predicciones sobre los hechos estudiados bajo ciertas condiciones. También debe proponer mecanismos que expliquen el "cómo" de los hechos estudiados.

Mensaje a los profesores sobre la evolución v/s Creación

Muchos profesores de biología se quejan que en medio se una clase sobre la Evolución, se levanta un niño y empieza dar argumentos que ponen en duda la teoría de Darwin y los principales lineamientos de esta. Comúnmente los jóvenes están bastante informados en cifras y datos. ¿Qué puede hacer un profesor? ¿Está preparado para enfrentar esta situación?¿Se debe respetar las creencias del alumno?

Primero debo aclarar que si piensa o sospecha que hay algo premeditado en la aparición del muchacho en dicho momento, la respuesta es SI. Estos niños son preparados por cierto tipo de literatura religiosa que les arma con argumentos.

El problema de fondo es si… ¿La clase de ciencia habla de evidencias científicas o habla de creencias? Cuando se habla de creación se habla de creencias no falsables o refutables y las que, por lo mismo, deben ser respetadas. La historia de las religiones está llena de la forma como interpretaron la Biblia sus creadores. Entonces cuando alguien me habla que cree en ángeles indemostrables o la anticientífica "virginidad de María", yo, como persona y docente debo respetar las creencias religiosas principalmente porque su enseñanza es responsabilidad de la familia y mi labor como docente es otra. A la escuela se va a aprender y pensar, en cambio a la iglesia de su elección a rezar y creer.

Pero, supongamos que alguien me entrega estos dos argumentos:

- “Yo creo que los ángeles son verdes con lunares azules y eso dice mi religión” Respuesta: Puesto que es algo no demostrable ni refutable le respeto su “CREENCIA

- “Mi religión cree que el agua hierve a 80º Celsius y por favor respete nuestras creencias”

Respuesta: Acá es distinto. Habla de algo medible y comprobable en cualquier laboratorio (incluso en una simple cocina). "Usted está equivocado, respeto su persona pero no su opinión."

XVI Encuentro Escéptico: "Ciencia en el Siglo XXI"


El martes 14 de junio de 2011 tuvo lugar nuestro XVI Encuentro Escéptico, con la charla titulada "Ciencia en el siglo XXI", dictada por el académico Claudio Gutiérrez Gallardo, profesor asociado del Departamento de Ciencias de la Computación de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile.

Charla: Ciencia en el Siglo XXI

El medio centenar de asistentes tuvimos la oportunidad de quedar al tanto de la forma en que ha ido evolucionando el método con que se hace ciencia, estando hoy en una etapa de transición, propiciada por el actual poder de cómputo, entre la tradición clásica de elaboración de teorías y modelos explicativos, al actual, que tiende a prescindir de la elaboración de una teoría, pero conservando la capacidad de predicción. El tipo de roces que hay hoy entre la ciencia clásica y la moderna sería similar a la que en tiempos de Descartes hubiese entre la religión y la ciencia (hoy reconocida como) clásica, respectivamente.

Podcast del encuentro:

Iglesia absurda en tres actos

Por Benjamín Carvallo Carvallo

Lo que pretende este artículo (que por motivos de extensión se encuentra en formato PDF) es analizar las inconsistencias de los aspectos de la doctrina católica que han fundamentado históricamente el poder de la Iglesia y el resto de su doctrina. La Iglesia Católica afirma ser inspirada por su dios, al igual que sus textos fundacionales, que junto a la tradición, constituyen su fuente de Revelación, una serie de creencias que, según su credo, son verdades no sujetas a error ni a revisión. Es por ello necesario revisar y analizar las inconsistencias de tales dogmas, atendiendo al poder que tiene la Iglesia Católica, incluso hoy, en países como el nuestro. Pero esta revisión es necesaria principalmente porque la Iglesia, que se autoproclama inspirada por el Espíritu Santo y administradora de su supuesto dios y su supuesto paraíso, ni siquiera es ni ha sido nunca un “destilado de virtud” precisamente. La influencia de esta institución en la sociedad, incluso política, se basa en creencias tan dudosas como mismos los textos bíblicos, así como en una falta de visión histórica sobre los orígenes del cristianismo. La iglesia Católica es, en resumidas cuentas, el mejor ejemplo de cómo una religión sin fundamento alguno sostiene y asegura el poder político y económico de una casta sacerdotal. El dogma de la infalibilidad papal, la conformación del cánon bíblico, el papel de San Pablo en la invención del cristianismo, los abusos sexuales a menores por parte de ministros católicos y las prescripciones de conducta nocivas, tanto del Antiguo Testamento como de la doctrina católica actual, son algunos de los elementos que contiene este ensayo, que fue escrito simulando una pieza dramática para acentuar el absurdo de las creencias católicas.

Escepticismo y ciencia


Ser escéptico conlleva una tremenda carga peyorativa. En cualquier conversación coloquial, el declarar que uno es escéptico usualmente consigue miradas de sorna o condescendencia, como diciendo "pobrecito, es tan cerrado de mente que es incapaz de creer o comprender nada".

Para quienes no son escépticos, el escepticismo es equivalente a la incredulidad extrema, un lugar donde nada ni nadie puede convencer al escéptico, un caso perdido a la "racionalidad".

También suele ocurrir que en una conversación donde alguien tiene una marcada postura en creer algo, se acuse a un escéptico de “¿Cómo es posible que seas escéptico y no creas en esto?”, y al revés también, una vez escuche en un programa radial respecto de las teorías conspirativas del 9/11 de NY que quienes creían en esas teorías conspirativas y no creían en la versión oficial “no deberían ser tan escépticos”.

¿Entonces, el escéptico es alguien que debe creer o que debe no creer? ¿O no creen en nada?

Sin embargo, hay un dejo de verdad en decir que los escépticos son incrédulos, pero no por el motivo que la gente peyorativamente piensa. Y tal sutil verdad es la clave de la importancia del escepticismo, y la piedra fundamental que ha modelado la cultura occidental y a la humanidad los últimos siglos: los escépticos han tenido el coraje de preguntar "¿Por qué?", y eso ha cambiado el destino del mundo.

Convocatoria a nuestro XVI Encuentro Escéptico

Encuentros Escépticos
"Ciencia en el siglo XXI" se titulará nuestro XVI Encuentro Escéptico. En esta ocasión, expondrá el destacado científico nacional y académico de la Universidad de Chile, sr. Claudio Gutierrez G., Profesor Asociado, Ph.D. Computer Science Wesleyan University, Magister en Lógica Matemática de la Pontificia Universidad Católica de Chile y Licenciado en Matemáticas de la Universidad de Chile, quien cuenta dentro de sus líneas de investigación: los fundamentos de la computacion, los algoritmos, la lógica aplicada a la computacion, la web semántica y las bases de datos. También es Director de Postgrado del Departamento de Ciencias de la Computación.

En palabras del profesor Claudio Gutierrez G., su exposición tratará de lo siguiente:

En esta charla presentaremos un esquema de la evolución histórica de la nocion de ciencia a partir de su edad clásica en la sociedad moderna hasta hoy. Discutiremos las diferentes visiones y preguntas clásicas sobre ella: ¿qué es la ciencia?, ¿es posible el conocimiento científico?, ¿existe un método científico?, ¿cuáles son sus alcances?, ¿qué es una teoría?, ¿estamos ante el fin de la ciencia clásica?, ¿qué tenemos por delante?

El Encuentro se realizará el próximo martes 14 de junio, a las 19:00 hrs., en la Sala de Arte CdA, bajo el Café de las Artes, ubicada en Monjitas 404, Barrio Lastarria, Santiago, Metro Bellas Artes L5.

¡Los esperamos! La entrada es liberada.


(*) Inscribirse no es un requisito para asistir, pero recomendamos hacerlo pues así tendrán una forma de tener presente la fecha del evento.

Desmenuzando a sectas y sectarios

Una breve lectura a las entradas sobre “secta”, “manipulación mental” o “pensamiento mágico” en Wikipedia, rápidamente esbozan una idea sobre los aspectos detrás de muchas estafas, engaños y sugestiones por parte de grupos que de una u otra forma se dedican a lavar el cerebro y arrastrarnos a oscuras acciones que uno normalmente ni se plantearía realizar, además de las grandes “donaciones” requeridas a la víctima en pos de apoyar la causa. Suena como si uno voluntariamente se metiera a un grupo terrorista y financiara sus actos. Y cualquiera podría jactarse de ser suficientemente listo para no ser manipulado de esa manera. “¿Cómo es posible que me pase eso? ¿A mí? ¡Já!”

Lo cierto es que las sectas, en su sentido más destructivo (naturaleza que rara vez queda patente enseguida para un iniciado) son un buen ejemplo para empezar a comprender por qué triunfan tanto las pseudociencias. Puede que las teorías de conspiración, astrología o parapsicología parezcan mucho más inocentes que el movimiento Heaven’s Gate, cuyo líder se suicidó junto a 39 seguidores en 1997, pero lo cierto es que sus principios y mecanismos de acción son bastante parecidos. Es por ello que, a modo de un esbozo de guía “práctica”, de las que no se encuentran en Wikipedia, pretendo dar algunas pautas para detectar una posible práctica sectaria en base al lenguaje oral o escrito que les caracterice (susceptible de aumentarse o corregirse, por supuesto), a modo de vuelta de tuerca de un artículo sobre gurús de Lulú, versión escrita de una presentación de Luchostein y símil con el mini detector de pseudociencias en AECH.

El verdadero Guardián de tu Salud

Ángel Guardián de la Salud
El lector atento interesado por el cuidado de su salud habrá notado, tras abrir la portada de El Guardián de la Salud, la existencia de un recuadro con su descargo de responsabilidad entremedio de tanta "información que salva vidas", cuyo fragmento de interés citamos a continuación (ennegrecido en el original, Nº 83, pie de página 3, marzo de 2011):

[...] En el caso de que alguien use esta información sin aprobación de su médico, estará auto prescribiéndose[...]

El diario deniega, hasta el máximo permitido por la ley, toda responsabilidad o perjuicio hacia cualquier persona u otra entidad que surja de, o se conecte con, cualquier información contenida en un artículo, material publicitario u otras declaraciones que aparezcan en El Guardián de la Salud.

Las posiciones y opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de los Directores[...]

Caveat emptor, queda el consumidor advertido de que el verdadero guardián de su salud es el médico científico que se preocupa de vacunar a sus hijos. Al menos, éste sí se hace responsable de las consecuencias de sus recetas.

(Bueno, no podemos dejar de reconocer tan sabio consejo. Al final de cuentas, ¡sí parecen ser el guardián de tu salud!... aunque la mayor parte de su publicidad y artículos aparenten apuntar en otra dirección, ¿o no?)

¿Por qué soy miembro de la AECH?

Desde que me uní a la AECH a fines del año pasado, siempre me han preguntado, “¿por qué estás en un grupo escéptico? ¿No te parece absurdo que se junten a hablar sobre cómo no creen en nada?”. No hacemos eso, pero la pregunta se repite harto y creí que es importante responderla. ¿Por qué somos miembros de esta organización?

No puedo responder por nadie más que yo mismo, por lo que les cuento una historia para ilustrar mis razones, comenzando cuando estaba en séptimo básico… tiempos muy simples y, al mismo tiempo, difíciles. No es fácil ser un brasilero recién llegado en un curso donde el bullying era pan de cada día.

Preguntas, preguntas y más preguntas

En ese tiempo sin amigos, tenía bastante tiempo para pensar. Pensaba mucho en cómo Seya y los Caballeros de Zodíaco lograban derrotar a los caballeros dorados o como los X-Men lograrían derrotar a Magneto una vez más. Entre tanta fantasía, acabé con la ficción un poco más “creíble”. Me puse a pensar en religión.

Toda esta conversa de resurrección, milagros y cosas similares me sonaban mucho a súper héroe. ¡Bacán! Jesús era un súper héroe. Pero iba más allá. Cuando descubrí que existían esos judíos extraños, esos bárbaros musulmanes y esos elevados budistas, me puse a pensar en por qué ellos creían lo que creían.

Nací en Brasil, un país muy católico y luego me cambié a Chile, donde la situación no era distinta. Estudié en colegios católicos toda la vida y, por lo tanto, era católico. ¿Tenía opción? En ese momento, me surgió la duda: “Si hubiera nacido en el Medio Oriente, ¿sería hoy un musulmán?” La respuesta era una sola: “Sí”. Un tema cultural y de tradición, se podría decir.

Cardenal homosacerdotal, el Medina doctrinal


Cardenal Medina
La segregación sexual es estructural en la Iglesia Católica, concentrándose las mujeres en sus monasterios, subordinadas servilmente a la concentración viril de su jerarquía, como ya la Madre de su Cordero se entregase cual esclava a los temperamentales designios de su Señor.

Así, los niños, con los niños, y las niñas, con las niñas, replican este modelo de segregación sexual diversas órdenes religiosas católicas, tales como el Opus Dei y los Legionarios de Cristo. Hijos o hijas, para educar a los suyos disponen los Legionarios de las respectivas sucursales del Colegio Cumbres; por su parte, las simias femeninas hijas de padres Opus Dei tienen sus camarines apartados en el Colegio Los Andes, mientras que los respectivos simios masculinos cuentan con sus propios urinarios en el Colegio Tabancura. Ya enseñase San Josemaría Escrivá de Balaguer qué puede pasarle a la "santa coquetería" de una mujer llamada a la castidad prematrimonial ante una cercanía impropia con el sexo opuesto... la oportunidad puede hacer al ladrón. De retrógrados, nada, pues bien saben utilizar la tecnología para evitar una educación sexual más práctica que la reseña esquemática de los genitales a través de una presentación digital, en un contexto de dramatización de la sexualidad y su soterrado tabú virginal.

El Cardenal Medina nos expuso la tradicional falacia católica contra-natura para rechazar los actos homosexuales, refiriendo las irrefutables enseñanzas bíblicas de San Pablo acerca de cómo la sodomía les aleja del Reino de Dios. Instándoles a reconocer su pecado y reconocerse en pecado, considera inaceptable la convivencia homosexual, en plena coherencia con la única doctrina oficial de la Iglesia a la que representa y a la que sus fieles le prestan credo. Como bien enseña su Iglesia, ama al pecador, no al pecado, reivindicando el amor fraternal que todo católico debiese tener hacia todo homosexual, así como Dios, pero rechazando categóricamente el ejercicio de su sexualidad; canónico ejemplo de inclusión social, relegando su desarrollo personal pleno al ámbito de una sexualidad de escaparate, donde se mira, pero no se toca.

#arseniclife y la caída de la Iglesia del peer-reviewed journal



La ciencia está cambiando de forma constante. Esta afirmación, fons et origo de las más usuales y desviadas críticas a la confiabilidad del conocimiento científico, también podría ser aplicada a la forma en que hacemos ciencia, algo que también está cambiando. Tal como la crítica inicial, ésta sería completamente infundada. La ciencia cambia, pero siempre para mejor.

En noviembre pasado NASA llamó la atención de todos los medios anunciando que llevaría a cabo una conferencia de prensa para  “discutir un hallazgo astrobiológico que tendría impacto en la búsqueda de vida extraterrestre”. Las especulaciones no tardarían en comenzar, y en este caso, mientras muchos ponían sus fichas en el descubrimiento de vida en alguna luna de Saturno, la realidad no superó a la ficción. La investigación llevada a cabo por Felisa Wolfe-Simon et al.1  (versión online) involucra una bacteria extremófila de Mono Lake (California) que supuestamente es capaz de incorporar arsénico en su ADN en vez de fósforo. ¿Cómo eso afecta la búsqueda de vida extraterrestre? Cuando buscamos vida en otros planetas, buscamos lo que conocemos funciona aquí en la Tierra: agua y elementos básicos necesarios para que la vida pueda surgir, tal y como la conocemos. Si Wolfe-Simon et al. tienen razón, quizás debiésemos buscar también en otras condiciones.

Por aquel entonces, la investigación, publicada online en Science al mismo tiempo que la conferencia ocurría, sufrió una ola de críticas, sobretodo metodológicas (contaminación del medio de cultivo con arsénico, por ejemplo), las cuales impedirían llegar a las conclusiones propuestas por el grupo de investigadores de NASA. Entre ellas, una de las más notorias fue la de la microbióloga Rosie Redfield, quién posteriormente escribiría una carta formal a Science con sus descargos. El periodista de ciencias y prolífico escritor, Carl Zimmer, publicaría en Slate un buen resumen de todos quienes fueron escépticos de los hallazgos  y la ciencia detrás de ellos, mencionando lo que Wolfe-Simon opina acerca de las críticas recibidas desde la blogósfera científica: “los artículos que me muestras no representan la forma correcta de realizar un discurso científico y no vamos a responder de esta manera.“


Contenido con copyright de sus autores al año de publicación, licenciado bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Chile (CC BY-NC-SA 3.0)