Moais, líneas de Nazca y catedrales góticas: aplicando la navaja de Occam

¿Cuántas veces hemos escuchado la siguiente aseveración?

Vi un OVNI”. Uno, escéptico, cuestiona la frase.

Es que no puede haber sido otra cosa. Venía del espacio, se puede mover a la velocidad de la luz, hizo movimientos imposibles para una aeronave común y después desapareció de repente”. El escepticismo se mantiene.

Los marcianos saben que no deben ser detectados y nos evitan, aunque es claro que nos superan en tecnología”. Uno trata de mantenerse educado...

Esas frases salen a partir de la aseveración de que el observador vio una luz rara, de la cual no tiene explicación. Toda esa descripción y especulación sobre la velocidad, tecnología, intención o nacionalidad de los tripulantes de ese OVNI es, en ese contexto sólo producto de la fantasía e imaginación del observador, ya que no tiene ninguna base real para afirmar tales hechos.

La persona que cuenta la historia afirma que vio una luz rara. Por lo tanto, lo único que puede aseverar es “vi una luz que se comportaba de forma extraña y no tengo explicación para tal fenómeno”. Punto. Ir más allá es caer en suposiciones y especulaciones extraordinarias.

El valor de la autoridad

Daniel Durán

Cuando se recibe información de alguien a quien considera una autoridad eso suele ser suficiente para creer que es “cierto”. Pero, ¿Es sano siempre actuar así? La realidad es que no, pues es fácil caer en la falacia de autoridad, o argumento Ad Verecundiam. Por lo tanto, ¿Cuándo es posible confiar en lo que una autoridad nos dice?

Autoridades y hoaxes

Una amiga, a quien llamaré Nadia, me envió un correo con una presentación con consejos de nutricion, donde se hacían muchas afirmaciones, algunas de cardiólogos, algunos identificados, otros no. La presentación terminaba con el mensaje: “Envía esto a tus contactos…”.

A primera vista la presentación sonaba muy razonable. Pero una segunda mirada crítica me mostró que:

  • Sus afirmaciones no aludían a pruebas o argumentos claros y convincentes que las avalaran.
  • Se aludía a un supuesto médico de un supuesto centro de salud, pero sin dar claras referencias a el o los estudios que avalaran sus dichos.
  • Otras alusiones a supuestos médicos eran anónimas, lo cual no les da ningún peso a tales informaciones.
  • No había ninguna cita a estudios, a papers o a fuentes fidedignas donde comprobar o ahondar en la información entregada.

La subjetividad y sus engaños

“Todo depende del punto de vista”. Lo hemos escuchado hasta el cansancio desde que somos niños y existe una razón para ello: en la mayoría de los casos, es verdad.

¿Es Chile un buen país? Si miras las injusticias sociales, el pobre nivel educacional, los niveles de obesidad, y la dependencia de la economía en materias primas, puedes decir que Chile es un país pésimo.

Pero si eres un poco más optimista, puedes enfocarte en la hospitalidad sureña, la belleza de las ciudades, la responsable política fiscal y todos los recursos naturales a nuestra disposición. Mirándolo así, Chile es un país maravilloso.

Entonces, ¿Chile es bueno o malo? Depende del punto de vista. Yo lo encuentro un muy buen país. Pero eso es porque lo miro desde mi mirada subjetiva. Pero si lo miramos desde una mirada más lógica y desprovista de emociones, Chile no es bueno ni malo. Chile es un país.

El grado de subjetividad con el cual miramos la realidad es inmenso. Y está bien que lo hagamos, ya que no hacerlo es simplemente negar nuestra naturaleza humana. A mí me gusta el rock y a ti te puede gustar el reggaeton, pero a la hora de determinar qué es cierto y qué no, debemos intentar dejar atrás a la subjetividad, dentro de lo posible.

Telepatía con animales: Veterinarios en cuatro patas

Mi perrita Pelusa:
comunicándose telepáticamente
La Telepatía es el nombre de una presunta habilidad sobrenatural con la que se podría llevar a cabo la comunicación a distancia a través de la mente con otras personas (o "seres", animales, extraterrestres, ángeles o lo que ud. guste). A pesar de haberse sometido a múltiples investigaciones a aquellos que proclaman poseer tal habilidad, su realidad sigue sin contar pruebas significativas a su favor en experimentos controlados. Aparte de no ofrecer evidencias, quienes defienden su veracidad no proveen una explicación coherente con lo que sabemos de la Naturaleza respecto de cómo podría funcionar algo así, recurriendo a conceptos no evidenciables para justificarla, los cuales, al ser empíricamente infalsables, la hacen caer en la categoría de pseudociencia.

Mi perrita Pía:
Ella no cree en la telepatía
Con la codiciosa ingenuidad que les caracteriza, los charlatanes naturópatas no se limitan a humanos embaucables, sino que extienden también las fauces de su engaño contra animales indefensos (y sus dueños), quienes caen víctima de veterinarios holísticos, integrativos y naturópatas. Así, no es raro encontrarse con ofertas de tratamiento veterinario en base a Flores de Bach, Homeopatía, vueltas de carnero y danzas de la lluvia, al punto de ofrecerse como diplomados de especialización para veterinarios en universidades.

En busca de ET... aún.

Hace unos días, medios de todo el mundo se hicieron eco de un supuesto hallazgo por parte del Dr. Richard Hoover, un científico de la NASA: el descubrimiento de vida ET en un meteorito. Dada su trascendencia, muchos periodistas la divulgaron como pan caliente, sin tomarse mucho tiempo para contrastar su veracidad. Porque a primera vista parece digna de crédito, además de citar a una publicación especializada, el “Journal of Cosmology”.

La realidad es que, en ciencia existen diversos estándares a cumplir para que una investigación tenga cabida en una publicación de prestigio, como ‘Science’ o ‘Nature’, aunque también entran a jugar otros modelos con menor impacto, donde se cuentan los “Journals”. Pero a diferencia del “Astrophysical Journal” o el “Journal of Medicine”, el “Journal of Cosmology” es visiblemente una publicación sospechosa, partiendo por el aspecto de su sitio web, la ausencia de identificadores en sus artículos (ISBN u homólogos) y de versión impresa. Además, Hoover es un ingeniero cuyos anuncios sobre vida ET en un meteorito se remontan a 1997 y 2007, ocasiones en que la NASA no apoyó sus conclusiones, ya que su metodología no fue precisamente seria. Las características de los meteoritos hallados dejan entrever altas posibilidades de contaminación, así como la prosa del ‘paper’ realiza afirmaciones sobre supuestos procesos biológicos, aún cuando su análisis no reviste evidencias concluyentes.

Carta enviada a la Academia Chilena de Ciencias

Carta enviada la Academia Chilena de Ciencias, con el objetivo de hacer notar a sus miembros la actitud pasiva que han tenido ante la evidente proliferación de estudios universitarios ligados a pseudociencias, en esta ocasión, respecto al curso que se dará el 18 de junio de este año en la Facultad de Ciencias Veterinarias y Pecuarias de la Universidad de Chile: el 1º Curso Básico Internacional de Comunicación Telepática con Animales.

Develando los misterios de la Gnosis

Hace unos años, cuando aún era un estudiante con mucho tiempo para dedicarle a cosas estúpidas, con mi amigo Travieso nos propusimos, no me acuerdo por qué razón, develar todos los misterios de las sectas ocultas presentes en Temuco. Para esto, se nos ocurrió que lo más lógico era simplemente ir y hacerse parte de las sectas, para entender de qué se trataban y básicamente saciar nuestra curiosidad. Ambos teníamos una sólida barrera de racionalidad que nos impedía creer cualquier patraña que nos dijeran, por lo que un posible lavado mental no era ni siquiera una posibilidad a considerar, es decir, íbamos sin ningún miedo a nada ni a nadie. Simplemente íbamos a ir, a meternos y a sacarles el rollo. Ni los espíritus, ni las energías, ni los males de ojo existen así que eso daba absolutamente lo mismo. Sin embargo, sabíamos que el asunto sería al menos interesante y sobre todo intrigante.


Bueno, empezamos por la famosa Gnosis.


En Temuco tenían una sede en el centro, no recuerdo bien en qué calle, puede haber sido Montt o una paralela a esa. Yo había escuchado de conocidos que habían ido a Gnosis, que se desdoblaban, que contaban que la hueá era increíble, que era verdad, qué se yo... al tiempo, los amigos del personaje empezaban a contar que el tipo estaba cambiado, que hablaba todo el día de la gnosis y no tenía otro tema, que según el loco solucionaba todos los problemas de la vida desde el resfrío hasta la depresión, que te empezaba a invitar "porque te va a hacer bien"... bueh... una secta.

Vacúnate contra El Guardián de la Salud... de sus propios bolsillos


Guardián de la Salud Nº 83
Marzo de 2011
[original]
Si a ud. le interesa una guía de soluciones para una salud plena y vigorosa buscando información que salva vidas, en particular la suya propia y la de sus hijos, tras recorrer algunos quioscos podría interesarse en adquirir por módicos $500 (~US$1) un ejemplar del periódico mensual El Guardián de la Salud. Desafortunadamente, tras tan pomposa promesa, a poco investigar terminará descubriéndose como víctima del agrio defraude al que estos mercenarios de la desinformación someten a sus lectores. Habiéndome tocado pasar por la pavorosa experiencia de haber leído algunos de sus ejemplares, bien cabría sopesar cuántos años menos de vida debiese esperar de haber seguido sus "sabios" consejos. Este "periódico pequeño con un gran propósito" es un verdadero guardián... de su propio bolsillo, ¡y bien grande que tiene su propó$ito!.

Bebé del New World Order
En marzo de 2011, sin dejar de sorprendernos por la desfachatez irresponsable a la que nos tienen mal acostumbrados, con la que sistemáticamente promocionan su cháchara pseudomédica, traspasaron el difuso límite entre la permisividad que se le tolera a su dudosamente prestigioso periodismo jabonoso y la incitación flagrante a prácticas que atentan contra la salud pública, como lo es la demente campaña anti-vacunas, así versaron en la portada de su edición Nº 83: "Las vacunas son peligrosas y nunca deberían ser inyectadas a nadie por ninguna razón", según una tal dra. Suzanne Humphries. El lector de vista gorda reconocerá que se trata de una cita textual a su entrevistada, mas no una declaración a título del paskín en cuestión, recurriendo a la testimonitis usual de su línea editorial.

Pero ¿quién es esta tal Suzanne Humphries?

La Atlántida jamás existió... solo su mito resistente

¿Cuántas veces hemos oído gente que habla o escribe con mucha soltura sobre este famoso continente perdido? Se le ha buscado en el Atlántico, México, Bolivia, Bermudas, Sahara, etc. Muchos dan por hecho absoluto que existió y adivinen que pasa cuando como escéptico les afirmo que: “JAMAS, PERO JAMAS EXISTIÓ, que la Atlántida es un mito absurdo que ni histórica ni geográficamente tuvo existencia". En ese momento salen las siguientes falacias: “Si el rio suena, algo debe haber”, “¿cómo tantos van a estar equivocados?”, ”¿cómo tú vas a saber más que el mismo Platón y tantas otras eminencias?” o, por último, "tantos 'prestigiosos' autores no van a hablar de algo así si no existiera", etc., etc.

Bien, vamos por partes, primero: ¿De dónde sale este mito? Les invito a leer mi gran juguete… Wikipedia:

"Las primeras referencias a la Atlántida aparecen en el Timeo y el Critias, textos en diálogos del filósofo griego Platón. En ellos, Critias, discípulo de Sócrates, cuenta una historia que de niño escuchó de su abuelo y que este, a su vez, supo de Solón, el venerado legislador ateniense, a quien se la habían contado sacerdotes egipcios en Sais, ciudad del delta del Nilo. La historia, que Critias narra como verdadera,se remonta en el tiempo a nueve mil años antes de la época de Solón, para narrar cómo los atenienses detuvieron el avance del imperio de los atlantes, belicosos habitantes de una gran isla llamada Atlántida, situada frente a las Columnas de Heracles y que, al poco tiempo de la victoria ateniense, desapareció en el mar a causa de un terremoto y de una gran inundación."

Punto de quiebre

Por Manuel Carvallo

¡Y ahí estaba! Mi puente hecho con cubos de LEGO, estaba finalizado. No era una obra brillante, solamente era un puente largo, el más largo que había construido hasta el momento y era el más largo que podía construir con los cubos con que contaba.

¿Y ahora? ¿Qué se podía hacer? Por supuesto, ¡destruirlo!

Así como con los castillos de arena en la playa, llegaba el momento, extrañamente reconfortarte, de deshacer lo que tomó tiempo realizar…

Pero no fui bruto. Tenía junto a mí pequeños autos de juguete, del tamaño de cajas de fósforos. (Tarde comprendí la relación con la marca Matchbox). Y, obviamente, los puentes son para los autos, así que decidí a ponerlos sobre la estructura, para ver cuánto resistía.

Agenda Chanta

Eventos nacionales para ejercitar la suspensión de la incredulidad.


Nota de los miembros: Actualizaremos este calendario a medida que vayamos descubriendo nuevos eventos de este tipo.

Actualización (02/04/2012): Esta sección se mantuvo actualizada solo durante el año 2011.

Mi experiencia en un grupo OVNI

Admito que hace varios años atrás, tenía un interés declarado por el “fenómeno OVNI”. No me refiero a que -allá por el 2000 o 2001- creyera a ciegas que cualquier punto borroso captado por una cámara y promocionado como OVNI, fuese una nave espacial tripulada por aliens. Sencillamente me llamaba la atención la cualidad de “desconocido” e “inalcanzable” del fenómeno, e ignoraba por qué después de tantos años (asumiendo que 1947 fue el inicio oficial de toda esta parafernalia, con el caso de Kenneth Arnold y el evento Roswell) no se lograra explicar satisfactoriamente este tipo de avistamientos en el cielo, ya que en mis inicios como aficionado a la astronomía, solía pensar que todo lo que estaba “allá arriba” ya estaba identificado o catalogado.

Pero también pensaba que los ufólogos eran gente intachable y que hacían un duro esfuerzo (al mismo nivel que un científico) al intentar desentrañar este misterio. Como además sabía que en todas partes hay honestos y chantas, decidí que si quería profundizar más en este interés personal, debía acudir a un lugar suficientemente serio, especializado y “científico” (para entonces, asumía que la ufología podía tratarse con este rigor). Finalmente, en Antofagasta me topé con CECORAEX (Centro de Contacto y Rastreo Extraterrestre), cuyos encargados rápidamente me dieron acogida en su grupo de investigación OVNI.

Homeopatía: el peligro de las pócimas fraudulentas

Manzanilla
(original)
"¿Qué tienen de malo las hierbitas?", podría ud. preguntarse mientras recuerda lo bien que le hizo para su dolor de estómago esa agüita de manzanilla. No se confunda, no estamos en contra de esas infusiones, ¡al contrario!, pues la así llamada herbolaria o fitoterapia consiste justamente en el estudio científico de los químicos presentes en los vegetales y en la investigación sobre sus posibles aplicaciones, pudiendo servir, dentro de otras cosas, para la elaboración de fitofármacos que pueden mejorar a la gente.

Es normal que la medicina científica extraiga, concentre y, usualmente, sintetice estos químicos para contar con una dosis controlada, bien graduada y de efectos predecibles. ¿Cuál es, entonces, el problema con la Homeopatía? Pues ocurre que la Homeopatía no es Fitoterapia y ud. está siendo engañado si compra homeopatía pensando que sirve para algo.

GERINIOL, la droga legal más peligrosa

Richard DawkinsNavegando por la blogósfera escéptica y atea, llegué a un artículo del archiconocido etólogo y teórico evolutivo Richard Dawkins. Para quienes estamos interesados en su trabajo, científico y de divulgación del ateísmo y del pensamiento crítico, sólo hace falta ver su nombre para quedarnos pegados. En este artículo, publicado en el ya lejano 2006 en la web The Richard Dawkins Foundation, hace alusión a una droga de la cual jamás había escuchado, el “Gerin Oil.” Les presento el documento completo traducido por el blog Ahuramazdah. Los comentarios los dejo para el final.


Contenido con copyright de sus autores al año de publicación, licenciado bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Chile (CC BY-NC-SA 3.0)