Detector de teorías de la conspiración

La lista de charlatanes nacionales se plaga de personajes de todo tipo, que hablan sobre hechos que van desde lo religioso a lo paranormal. Es una lista de personajes que abarca una larga gama de “conocimientos” y personalidades. Pero pocos de ellos son tan notorios y populares como nuestro querido Juan Andrés Salfate, quien nos da cátedra respecto a todas las teorías de conspiraciones que nos rodean, desde nuestra inminente esclavitud o extinción por parte de los Annunakis, hasta el hecho de que el terremoto del año pasado fue causado por culpa de un experimento realizado en Alaska por el gobierno de EE.UU..

Hay teorías de la conspiración para todos los gustos: desde la hija perdida de Jesús Cristo y María Magdalena, cuya descendencia sigue hasta nuestros días (no es sólo la novela de Dan Brown, hay gente que en verdad lo cree) hasta los planes de formación de un gobierno mundial autoritario por parte de un grupo de ricos y poderosos. Elije el que quieras y empieza a echarle la culpa a los judíos de todos los males del planeta. Claro, porque éstos últimos, junto al gobierno de EE.UU., son la perla de toda teoría conspiratoria que se respete.

Por qué no soy ateo

Bueno, en realidad lo soy, pero no se lo cuenten a nadie. Prefiero callarlo y no andar por ahí gritándolo a los cuatro vientos. La última vez que tuve la brillante idea de salir un rato del closet, fue hace un año y fue ante mi papá. Peleamos. Me dijo que yo no podía ser ateo —la verdad es que me dijo que no podía ser escéptico, pero creo que confundió conceptos—, porque cuando algún familiar mío se estuviese muriendo yo iba a recurrir a lo que fuese con tal de salvarle y que, por lo tanto, iba a terminar rezándole a alguna deidad —por lo que sé, mi papá no cree en el dios cristiano, pero si que existe “algo”. Siempre me ha costado controlarme frente a afirmaciones así, donde quien las emite no solo trata de manipular las emociones de su interlocutor, sino que, además, recurre a argumentos que escapan del conocimiento humano, sin embargo lo que finalmente desató todo mi enojo fue su arrogancia: creer que sabía lo que yo iba a hacer en el futuro. Pero no vale la pena seguir dándole vueltas al asunto. ¿Para qué? Si basta con leer una reflexión hecha por el escritor italiano Primo Levi, en su libro Los hundidos y los salvados (1986), para darse cuenta que mi papá no había hecho un buen razonamiento:

El temor es la principal fuente de superstición

Bertrand Russell«Otras pasiones, aparte del amor propio, son frecuentes generadoras de error, y de ellas la más importante tal vez sea el miedo. A veces el temor actúa directamente, inventando rumores de desastre en tiempos de guerra o bien imaginando objetos terroríficos, como los fantasmas. Otras veces actúa indirectamente, haciendo creer en algo consolador, como el elixir de vida, o el cielo para nosotros y el infierno para nuestros enemigos. El temor adopta muchas formas, a la muerte, a la oscuridad, al rebaño, y ese vago temor generalizado que sienten quienes se ocultan a sí mismos sus terrores más específicos. Hasta que uno haya admitido sus propios temores y se haya protegido, mediante un difícil esfuerzo de voluntad contra su poder generador de mitos, no podrá pensar correctamente en muchas cuestiones de gran importancia, en especial las referidas a las creencias religiosas. El temor es la principal fuente de superstición y una de las principales fuentes de la crueldad. Vencer el temor es el inicio de la sabiduría, tanto en la búsqueda de la verdad como en el intento de vivir de una manera digna».

Extracto del artículo Compendio de pacotilla intelectual, de Bertrand Russell.

Carta enviada al programa de televisión Veredicto

Carta enviada al programa de televisión Veredicto, de la red televisiva privada Mega, con el fin de hacerles un llamado de atención por tratar de exponer la práctica de la grafología como una praxis válida en el ámbito clínico psicológico y de recordarles su responsabilidad social de velar por la veracidad de la información que le entregan a los telespectadores.

La inJusticia de Karadima (Perversión Mayúscula)

Fernando Karadima
Continuamos con nuestra serie de artículos "Perversión Mayúscula", en donde se expone el doblepensamiento subyacente a los conceptos expresados mediante palabras en mayúsculas para ideas religiosas en contraste con sus homólogas seculares, expresadas en minúsculas. En esta ocasión abordaremos el contraste entre la justicia secular y la Justicia religiosa, apropósito de la "sentencia" canónica que el Vaticano impusiese a nuestro sacerdote católico chileno, Fernando Karadima, párroco de El Bosque, por los presuntos abusos sexuales en contra de sus pupilos espirituales. ¿Es ésta justa o Justa? ¿Es él inocente o Inocente? ¿Es él culpable o Culpable? ¿Se defendió un derecho o un Derecho? ¿El suyo o el de sus pretendidas víctimas? ¿Qué calidad evidencia el sistema de justicia chileno? ¿Cuánta justicia podemos esperar del pronunciamiento papal?

El filósofo italiano Paolo Flores d'Arcais desarrolló esta idea en su libro ¿Dios existe?, de quien tomo prestados sus argumentos, donde expone la transcripción de un debate entre él y Joseph Ratzinger, hoy Papa Benedicto XVI, cuando fuese el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (ex "Sagrada Congregación del Santo Oficio", ex "Sagrada Congregación de la Romana y Universal Inquisición") mientras Karol Wojtyla ejerció como el Papa Juan Pablo II.

¡Los demonios están entre nosotros!… o eso dicen los medios chilenos

Todos hemos visto películas como “El Exorcismo” - entre otras cuyo protagonista es un demonio o el mismísimo Lucifer - y a muchos les intriga el tema. Ojalá sólo se tratara de ficción, pero recordemos que, en teoría, la película “El exorcismo de Emily Rose” es completamente inspirada en hechos reales.

Basado en eso, ¿por qué no sería real el caso de una niña chilena que habla lenguas raras, tiene convulsiones y, lo mejor de todo, hasta levita? Todo indica que está poseída por un demonio super hiper mega poderoso, que es capaz de desafiar las mismísimas leyes de la física.

Suena chistoso, pero no lo es. Los que vieron las noticias el 15 de enero, quizás vieron en Meganoticias y Chilevisión Noticias una nota sobre la “posesión” de una niña en la comuna de El Bosque. A pesar de que dar pantalla a estos casos no es ideal, no hay nada de malo con la publicación a priori. Sólo tiene que tratarse con el enfoque correcto.

Contrarrespuesta al Vicerrector de la Universidad del Mar y su "réplica"

Contrarrespuesta enviada al Vicerrector de la Universidad del Mar, en contestación a lo que nos respondió cuando le llamamos la atención con respecto a las políticas con que auspician (la Universidad del Mar figuró como ente auspiciante en el afiche del evento público que Juan Andrés Salfate realizó el 4 y 5 de febrero).

Los principios de la homeopatía son cómicos, infantiles y absurdos

">

Divertidísimo y educativo video del año 2001, grabado en la Universidad de Princenton, donde el gran James Randi nos explica lo que es la homeopatía y en qué consisten —según las propias palabras de Randi— sus cómicos, infantiles y absurdos principios. Al final, también nos hace reflexionar sobre lo que piensa de los que comercializan con ella: que son unos estafadores, mentirosos, tramposos, farsantes, impostores y criminales.

Respuesta de la Policía de Investigaciones de Chile

Respuesta de la Policía de Investigaciones de Chile a la carta que le enviamos el 22 de enero de este año, con el fin de solicitar un pronunciamiento oficial sobre los "detectives psíquicos" y una aclaración pública que permitiera discernir la colaboración o no de estos supuestos detectives en las actividades oficiales de la institución.

Homeopatía: Cómo comprarla sin intoxicarse en el intento

La Homeopatía es sólo agua,
cuando es de verdad Homeopatía.
En resumen, no lo intente. Si busca Homeopatía, lo más probable es que termine comprando cualquier cosa.

Durante nuestras averiguaciones como AECH para participar en el evento mundial 10:23 del Suicidio por Sobredosis Homeopática, junto con Bayo recorrimos varias "farmacias" homeopáticas y "naturistas" consultando por "medicamentos" homeopáticos para borrar nuestra existencia de este planeta. Esperando descaro y estafa, más bien nos encontramos con peligrosa ignorancia por parte del personal que vende estos productos en farmacias Hahnemann, Knop y Serey, quienes también confunden Homeopatía con Fitoterapia.

Por qué el escepticismo no es popular (o del porqué debería serlo)

Fundadores de la AECHDesde que fundé esta asociación, con los señores Crystian Sánchez y Fernando Frías, hasta el día de hoy, mi conciencia acerca del cómo percibe la sociedad el escepticismo va en aumento. Y mi decepción también. Cuando creí entender bien lo que significaba ser escéptico —creo haber nacido escéptico pero sólo hace 2 años comprendí lo que significaba serlo— pensé que había descubierto el “arma” definitiva que todo individuo estaría feliz de usar contra todos sus pares o instituciones que provocaban injusticias en la sociedad o, lisa y llanamente, trataban de engañarlo. Porque no hay otro resultado posible: cuestionar, por ejemplo, lo que dice una autoridad, ya sea política, eclesiástica, empresarial o mediática, sólo logrará mejorar lo que ofrece. Pero esto no pasa así. El escepticismo no es popular y, al parecer, tampoco lo será pronto. Y no porque no sea fácil de entender, si no porque no quiere ser entendido.

Tengo muy claro que el escepticismo no se enseña —sería bastante raro que una autoridad enseñase una herramienta que está destinada a cuestionar sus afirmaciones—, pero que tampoco es atrayente: desde hace casi un año que, como asociación, venimos divulgando este concepto en Chile y me parece que el fervor que a provocado ha sido mínimo. Por ejemplo, a pesar de contar con una página web con más de cien mil visitas y de haber aparecido en diversos medios de comunicación durante el año pasado los seguidores de nuestro proyecto son muy pocos, como lo demuestra la última intervención urbana que realizamos (aparentemente, en el mundo, por lo menos de habla hispana, como en Argentina, España y México, las cosas no son muy distintas). Otro ejemplo, es que constantemente estamos recibiendo comentarios desagradables, lo que me demuestra lo incómodo que puede ser el escepticismo. Pero no tengo para qué seguir dando ejemplos, si solo basta con imaginarse a un escéptico extravertido en una reunión social: cuestionándo las creencias de los demás, solicitando evidencias para aceptar una afirmación, etc., es decir, un "mente cerrada", un pesado. Pero, ¿a qué voy con todo esto? A que si están leyendo esto y creen que el escepticismo es una necedad o no los atrae, por favor, lean el siguiente extracto del libro El mundo y sus demonios, de Carl Sagan, y cuestiónense el porqué.

Carta enviada al Rector de la Universidad del Mar y su respuesta

Carta enviada al Rector de la Universidad del Mar, con el fin de realizarle un llamado de atención con respecto a las políticas con que auspician (la Universidad del Mar figuró como ente auspiciante en el afiche del evento público que Juan Andrés Salfate realizó el 4 y 5 de febrero).

Convalecencia Homeopática 10:23 2011 #ten23

Suicidio por Sobredosis Homeopática
Nuestra AECH se sumó al desafío mundial 10:23 (#ten23 en Twitter) para desenmascarar el fraude que significa la Homeopatía. Éste consistió en realizar un pretendido Suicidio por Sobredosis Homeopática, ironizando sobre el hecho de que los productos homeopáticos no contienen nada de nada y son completamente inefectivos contra el tratamiento de cualquier enfermedad o afección, más allá del mero efecto placebo.

Este llamado de atención ha permeado a grupos escépticos de todo el mundo y, más generalmente, a asociaciones de consumidores hartos de que esta estafa esté siendo introducida vía lobby a los sistemas de salud pública de diversos países. Políticos ignorantes de todo el mundo están malgastando el dinero de los contribuyentes en terapias inefectivas, exponiendo a la población a rebrotes epidémicos y restando recursos tanto para la investigación de curas efectivas contra enfermedades incurables como para la atención a pacientes por enfermedades tratables. Esta pseudociencia le está costando caro a la Humanidad.


Contenido con copyright de sus autores al año de publicación, licenciado bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Chile (CC BY-NC-SA 3.0)