Pirámides: ayuda superior o reflejo del ingenio humano

por | 28 octubre, 2011

Por Fernando Frías

Las pirámides fueron edificadas por distintas culturas y lugares, como la azteca, maya y egipcia. También existen en Camboya, Tailandia, China y en la India. Es decir, estas construcciones de forma tan particular son comunes a varias culturas.

Hay diferentes respuestas al por qué culturas tan distintas y tan distantes construyeron estas magníficas edificaciones. Por ejemplo los grupos ufológicos y místicos afirman que son aparatos para tele-transportación o grandes naves espaciales; que la gran pirámide esconde profecías sobre el futuro; que tiene las medidas del universo, etc.

Todas esas ideas afirman que su origen sería extraterrestre y/o de un pueblo que vivió en el mítico continente llamado Atlántida. De esta forma explican su semejanza y que solo gracias a una ayuda “superior”, estas culturas pudieron construirlas y que de otra forma les hubiera sido imposible.

La gran fascinación que tienen las creencias pseudocientíficas en estas estructuras es tal que acuñaron el término piramidología para referirse a estudios de sus supuestos poderes místicos y sobrenaturales.

Otros afirman que fuimos ayudados por “dioses” en su construcción; si lo pensamos bien, esta última idea se aproxima mucho más a la realidad, pero no de la manera que lo podría pensar un creyente, pues no fue una ayuda física. Más bien es la creencia en seres superiores y en algunos casos, esta idea se aplicaba a sus propios gobernantes, motivo y estímulo para la construcción de estas magnificas obras de ingeniería.

Varias de estas ideas pueden sonar atractivas y a simple vista parecer convincentes, pero si se analizan en profundidad el contexto histórico de los pueblos que las construyeron y considerando para que las utilizaban, veremos que su única similitud es la forma “piramidal” y nada más.

Podemos partir preguntando por qué elegir una forma piramidal para construir y cuáles eran los conocimientos y tecnología disponible en la época que se edificaron. Resulta que ésta es la mejor y más simple manera de construir en altura, sin que esta se derrumbe: debe ser ancho abajo y en la medida que se sube ir estrechando el edificio para que éste sea estable.

También ellas se diferencian, por ejemplo; en que la forma de las pirámides de las culturas mesoamericanas estarían influenciadas por los volcanes y su gran poder destructivo, mientras que las pirámides en Camboya, como la pirámide de Angkor, buscan asemejarse al capullo de la flor de Loto.

Pirámides egipcias

El proceso de construcción más estudiado, documentado y que dejó las mejores evidencias del proceso seguido, es el del antiguo Egipto. Esta claro que estas pirámides se construyeron para servir de sepulcro al faraón.

1) Mastabas:

Las primeras edificaciones funerarias fueron las denominadas “mastabas”, que se parecen a una pirámide truncada y de baja altura.

2) Pirámide Escalonada

El siguiente paso fue la pirámide escalonada, que fue proyectada por el famoso arquitecto Imhotep, esta pirámide se construyó con una mastaba como base y luego otra más pequeña encima, hasta llegar a seis pisos.

3) Pirámide curvada:

Luego vendría el primer intento de construirlas con sus lados lisos y esto se hizo en la pirámide curvada Snefru en Dahshur. Ella es un claro ejemplo del proceso de ensayo y error que acompañó la construcción de pirámides en el Antiguo Egipto.

El problema que tuvo esta pirámide en su construcción fue que partió en un ángulo muy elevado, lo que causo que la bóveda interna comenzara a resquebrajarse debido al excesivo peso que fue acumulando. Para solucionar y alivianar la estructura cambiaron el ángulo, quedando con su peculiar forma de lados quebrados.

4) Pirámide clásica:

Luego vendría la Pirámide Roja de Dahshur, la primera pirámide construida de forma “clásica”, de caras lisas y triangulares. El ángulo con que se levanto fue el mismo de la parte superior de la pirámide curvada.

Resumen pirámides egipcias

Al analizar el proceso en la construcción de pirámides, de las más de 70 pirámides que existen en Egipto, ellas muestran un claro proceso evolutivo desde la mastaba hasta la tradicional pirámide y este proceso no se observa ninguna ayuda “extraña”. Además, hoy se conoce bastante bien el contexto histórico de su construcción y el hecho de que no fueron construidas por esclavos, como se pensaba antes. Se sabe que trabajaban obreros cuadrillas con instrumentos muy simples pero bastante ingeniosos, que bien utilizados lograba una gran precisión. Todo lo anterior es una demostración más del gran ingenio de nuestra especie que con elementos simples puede lograr grandes cosas.

Para explicar el origen de las otras hipótesis, sobre ser un túnel del tiempo o predecir el futuro, estas aparecieron ”expertos” como el piramidólogo inglés John Taylor, quien publicó un libro titulado “The Great Pyramid: why was it built and who built it?” (La Gran Pirámide: ¿Por qué fue construida? Y ¿Quién la construyó?). En dicho libro Taylor explica su convencimiento que los números Pi y Phi fueron incorporados deliberadamente en el diseño de la pirámide de Khufú. El “descubrió” la “pulgada piramidal” que equivaldría a aproximadamente a 0.999 pulgadas inglesas. Luego el astrónomo italiano Charles Piazzi Smyth amplió dicho supuesto, afirmando que en las medidas de la Gran Pirámide se puede leer el pasado. Además se aventuró a pronosticar el fin del mundo para 1881; nosotros que estamos leyendo estas líneas tenemos claro que obviamente su predicción fue un rotundo fracaso.

Años después otro egiptólogo inglés, W.M. Flinders Petrie, intento corroborar lo dicho por Smyth y realizó las más exhaustivas mediciones de la Gran Pirámide jamás realizadas hasta esa época. Flinders encontró que las mediciones en las que Smyth se había basado estaban equivocadas. La denominada “pulgada piramidal” nunca fue usada por los egipcios. Además, muchas de las relaciones que encontró fueron con números al azar, generando circularidades y desmoronando así la “teoría” defendida por Taylor y Smyth.

Pirámides en otras culturas

1) Pirámides Aztecas y Mayas:

Ambas culturas construyeron pirámides y siguieron las mismas tradiciones, es decir, eran de piedra, formadas por plataformas escalonadas con una escalera central y un templo coronaba la estructura. Estas pirámides no tienen las colosales dimensiones de sus pares egipcias.

El templo de la cima podía ser utilizado con fines ceremoniales (sacrificios humanos) y también como observatorio y calendario astronómico-astrológico.

2) Pirámide de Angkor:

Angkor es un conjunto arquitectónico que refleja el esplendor de un Imperio desaparecido: el Imperio Jemer o Khmer, que comenzó a florecer alrededor del año 800 bajo el reinado de Jayavarmán II, y que perduró hasta el año 1225, cuando la ciudad fue saqueada por los siameses y luego fue abandonada, siendo cubierta por la selva que la rodeaba, perdiéndose por siglos, hasta que el año 1860 fue redescubierta por el explorador francés Henry Muhout.

3) Antiguo templo hindú en Suria:

Este templo, que también suele ser llamado la Pagoda negra o Templo del Sol, esta situado en la localidad de Konark (India). Dedicado a Suria, dios del sol, los bajorrelieves que lo decoran son de temática principalmente erótica. Fue construido a mediados del siglo XIII y abandonado durante el siglo XVI.

4) Xia del Oeste en China:

A fines de los años 70, durante la construcción de un aeropuerto, fueron descubiertas casualmente algunas pirámides construidas por antiguas civilizaciones chinas. Ellas se encuentran en la norteña región de Ningxia, en donde fueron halladas seis pirámides de unos15 metros de altura.

Sorprende que estas construcciones están rodeadas por decenas de pirámides más pequeñas que emergen en los secos páramos de las afueras de Yinchuan, la capital regional, donde hace mil años se encontraba el reino Xia del Oeste.

Resumen

La función de las pirámides en las distintas culturas es claramente distinta: los egipcios las construyeron para servir de colosales tumbas a sus faraones, las pirámides mesoamericanas servían de base para construir templos en sus cimas donde se efectuaban sacrificios humanos y las pirámides que existen en Asia son templos. Las pirámides descubiertas en China al parecer tenían el mismo fin de las pirámides egipcias.

Algo que comparten todas las pirámides es la espiritualidad, todas ellas representan el entendimiento que se tenía en ese instante sobre la relación entre el ser humano, la naturaleza y el cosmos. Ya fueran los Aztecas y Mayas, el budismo del siglo III AC o el Egipto del imperio antiguo, cada cultura tenía su particular forma de entendimiento.

La cosmología sagrada es intrínseca a toda arquitectura religiosa, tal como ocurre con la capilla Sixtina en Roma, el Partenón de Grecia o el Taj Mahal de la India o en Angkor. Todo edificio sagrado busca ser un nexo entre lo divino y lo terrenal, generando un punto de certeza sagrado, un eje a partir del cual comienza todo.

Las pirámides egipcias logran este objetivo gracias a su particular forma. Se mantienen apartadas de templos, catedrales y capillas al incorporar una arquitectura de masa. Notre Dame o el Taj Mahal son una experiencia religiosa tanto dentro como fuera; ambas edificaciones crean interiores y exteriores inmensos y enormes que nos hablan de su cosmología. Por el contrario, una pirámide egipcia apenas tiene un espacio interior. El fundamento principal de estas pirámides es su volumen y masa, el ser una especie de montaña construida por el ser humano.

Ahora nos podemos preguntar ¿Sin religiosidad se hubieran construido estas colosales estructuras?.

Otras consideraciones

Existen otras evidencias que hablan de nuestro ingenio humano: muchos inventos que son hoy de uso cotidiano y podríamos pensar son de invención reciente, en realidad fueron desarrollados hace siglos.

Por ejemplo en la antigua China se inventó la imprenta y ya un siglo antes de Cristo se habían inventado el papel y la tinta. Otro gran invento, extremadamente útil para viajeros, fue la brújula, inventada mil años antes de Cristo. Los chinos en el año 600 de nuestra era descubrieron de manera casual la pólvora, que 7 siglos más tarde llegaría a Europa y se la destinaría del mismo modo para la guerra. En matemáticas llegaron a descubrir y fijar el valor del número PI.

Entre tanto en la India se atribuye la invención del ajedrez. Tuvieron excelentes matemáticos. Se les debe la invención de los números indo-arábigos y el sistema de numeración decimal, que luego los árabes introducirán con su nombre en Europa. Igualmente, fueron notables expertos en trigonometría y en álgebra.

Los médicos hindúes lograron asombrosos adelantos. No les era desconocida ni la cirugía ni la anestesia, e incluso aplicaban una especie de vacunación.

Otros descubrimientos que hablan de nuestro ingenio como especie es el caso de Eratóstenes, quien pudo obtener el diámetro de la Tierra usando un método trigonométrico y midiendo el ángulo que dejaba la sombra de dos lugares distintos, pero a la misma longitud.

Otros aparatos como el taxímetro ya era utilizado en la antigua Roma, quienes también tenían locales de comida rápida que incluso servían hamburguesas; solo les faltó inventar la coca cola.

Todo esto nos puede demostrar que el ser humano es bastante ingenioso como para hacer grandes cosas, que aparentan ser imposibles a los ojos del hombre moderno, pero esta misma habilidad tiene otra faceta ya que también le sirve para crear seres fantásticos, como dioses, duendes y extraterrestres.

Para que funcione la imaginación solo se necesita tener tiempo ocioso, por ejemplo uno de los motivos de construir pirámides en el antiguo Egipto era tener al pueblo ocupado mientras esperaban las crecidas del Nilo.

Como último ejemplo, piensen en el siglo XX, recuerden como comenzó: ni siquiera teníamos aviones y pasado el medio siglo ya teníamos aviones a reacción y estábamos lanzando hombres a la Luna. Claro que aquí el estimulo del gran desarrollo científico/tecnológico, no fue la ociosidad, si no las dos guerras mundiales y la guerra fría.

Fernando Frías
ateostolerantes.bligoo.cl

Sobre el artículo
Artículo publicado originalmente en Ateos tolerantes.