Videntes oportunistas

por | 5 septiembre, 2011

Es irónico que justo ahora que hablamos de la importancia de mejorar la educación en el país, cuando ocurre una catástrofe como la de Juan Fernández evidenciemos tan dramáticamente el problema, gastando recursos públicos en llevar una psíquica a participar en las investigaciones. ¿Sabe quién es Carmen Díaz, la psíquica que llevaron a la isla? Es la que no acertó en el caso de Daniela Trigo, dejando en serias apreturas económicas a la familia que hizo caso a sus predicciones. Es también la que afirmó haber ayudado a encontrar a Cecilia Julio, siendo que cuando finalmente se encontró el cuerpo de Cecilia, éste se hallaba a unos 100-150 km del lugar predicho por los psíquicos.

A diferencia de Isabel Ávila (la mentalista de Chimbarongo), Carmen Díaz no habla mucho. Tras unos cuantos fallos un psíquico debe darse cuenta de que si habla mucho, entonces proporciona material que alguien interesado puede contrastar más tarde con los hechos (vea, como ejemplo, el seguimiento que le hice a los casos de Isabel Ávila, no hallando un solo acierto). Si uno no tiene poderes, obviamente es mal negocio exponerse de esa manera, por lo que en la entrevista en vivo que Carmen Díaz dio a Radio Bío Bío (4 de septiembre de 2011 en la noche), la entrevistada se mostró como una mujer de muy pocas palabras. En las que tan solo repitió una de las posibilidades ya expresadas por los expertos, específicamente, que percibía que los cuerpos estaban en el fuselaje del avión. Además, dijo que los recuperarían "si Dios quiere". Esto deja dos posibilidades: 

  • Encuentran los cuerpos en el fuselaje del avión. Esto es la primera posibilidad que han planteado los expertos que han usado peritajes con técnicas científicas. Si los encuentran, Carmen dirá que ella tuvo razón.
  • El avión está desintegrado y/o no logran recuperar nada. Ésta es la segunda posibilidad planteada por los expertos. En ese caso Carmen podrá decir que el fuselaje no fue encontrado porque "Dios no quiso", y no porque ella carezca de poderes y haya estado errada en su predicción.

La mentalista no tiene nada que perder, es su negocio y “funciona”, como le decía al comienzo, en base a una deficiencia presente en nuestra educación. Si se nos dieran tempranamente herramientas de pensamiento crítico, yo no tendría que estar escribiendo esto, pues no es una cuestión de fe ni de respeto a creencias espirituales. Los psíquicos hacen afirmaciones sobre el mundo físico, que podemos contrastar con la evidencia disponible en el mundo físico. No es una cuestión de fe, sino de saber evaluar evidencia. ¿Lo hacemos? ¿Nos tomamos la molestia de hacer seguimiento a los casos hasta convencernos del verdadero aporte que los psíquicos han hecho? ¿O repetimos que son efectivos porque en la tele, la oficina, en el colegio dijeron que funcionan?

Lo que por otra parte me parece inaceptable es que un ministro de gobierno sea tan impresionable como una persona que no ha recibido ninguna educación formal y por tanto todo le parezca igualmente posible, como si no tuviera elementos de juicio para opinar. ¿Qué dijo Allamand? Dijo, respecto a la información aportada por Carmen Díaz, que ha habido "verosimilitud en aspectos que ella señala", aunque en otros datos, no ha habido coincidencia" (EMOL, 5 de septiembre de 2011). La parte de la coincidencia suena impresionante, pero eso es porque generalmente uno no tiene posibilidad de ver cómo son los croquis que elaboran estas personas. Vea un croquis dibujado por Carmen Díaz, respecto al lugar donde habría estado Daniela Trigo (tomado del diario La Cuarta, 18 de febrero de 2011):

Le calza a cualquier pedazo de desierto, ¿no? Dibuje ahora algo donde aparezcan rocas y agua y le apuesto que su dibujo calzará, más o menos, con algún pedazo de la isla.

Por favor no insista con el argumento de que no se pierde nada y que hay que probar todo. Se pierden tiempo y recursos (Carmen Díaz fue llevada en helicóptero, transportada en una lancha Zodiac y finalmente se le dio un cupo en la fragata Lynch), y se aumenta el desgaste emocional de las familias ilusionándolas inútilmente, cuando esos recursos podrían invertirse en darles asesoría para enfrentar mejor su pérdida. Y sobre probar todo, si ahora le digo que puse un mapa de la isla en el piso y mi gato rasguñaba siempre un mismo lugar, ¿exigirá que se gasten recursos yendo a ver ese lugar? No podemos probar cualquier cosa que cualquiera proponga sin un fundamento claro, pues arriesgamos a transformar en chacota algo serio y desperdiciar los limitados recursos que se pueden destinar a ello. Esto obliga a establecer el límite en que hacer algo vale la pena. Ese límite es que exista evidencia abundante y clara de que ello funciona. Los videntes tuvieron su oportunidad y fallaron. De hecho, tuvieron muchos miles de oportunidades y muchos miles de veces fallaron. ¿Le cuento algo? Se pidió, en un trabajo de "The Skeptical Inquirer", que los mismos videntes nominaran el mejor caso de la historia en que supuestamente hubieran ayudado a resolver un enigma policial, para investigarlo a fondo. El resultado (aquí, pero sólo para suscriptores 🙁 ) fue que hubo una mezcla de fraude e información que se había obtenido por medios no psíquicos. La ayuda del vidente no fue relevante.

¿Sabe lo que pienso? Que este súbito respeto del gobierno por lo que dicen las redes sociales es una contorsión de ahogado por recuperar popularidad, haciendo caso a lo que quiera el pueblo, por irracional que sea y sabiendo que no corre ningún riesgo. Si el gobierno creyera que un psíquico sirve de algo, ¿por qué no se arriesga y lo pone a identificar cuerpos y nos ahorramos los tests de ADN y tener en vilo por más tiempo a las familias? Es porque sabe que ahí puede quedar expuesto en lo irresponsable de su acción, ya que el resultado se va a poder confrontar con tests científicos validados por montañas de evidencia. En cambio, en el caso de búsquedas tan abiertas como lo son las actualmente en curso, la vaguedad de palabras y dibujos es suficiente protección. Si el gobierno estuviera haciendo un buen trabajo, se arriesgaría a perder incluso más popularidad pero sería consistente con lo que la PDI declaró oficialmente al ser consultada respecto a la participación de psíquicos en sus investigaciones. Léalo aquí.

Bonus track 1: ¿Sabe por qué me interesé ahora en este tema? Porque estaba aburrido de leer comentarios sobre el desinteresado actuar de los psíquicos. Era cosa de ir al twitter de la fotógrafa que inició estos rumores de supuestas videncias respecto al paradero de Felipe Camiroaga y ver claramente su oferta de servicios gráficos, publicidad a su web, y entre medio, como que no quiere la cosa, el twitteo de que sus servicios están disponibles, ¿Tan ciegos estamos?

Bonus track 2: ¿Le interesó el caso de Daniela Trigo y si los videntes han sido de alguna ayuda? Vea un análisis hecho a la forma de una presentación en video: