El arte de vender cuentos viejos como si fueran nuevos

por | 29 agosto, 2011


Crítica al artículo de Publimetro, del 28 de agosto del 2011, “La verdad sobre el cable de Wikileaks y la invasión de extraterrestres el 2012” [Archivo].

Cada vez que veo escrita en un artículo de prensa la sentencia: “lo dijo un científico” o “los científicos dicen que…”, una leve mueca se comienza a dibujar en mi rostro y, dependiendo de la declaración, puede terminar en una leve sonrisa o en una amplia carcajada a mandíbula batiente, como es el caso de esta noticia.

Al empezar a leer, sentí un escozor (mi alerta usual de “cuenteros”) en mi cerebro que de inmediato me indicó que estaba en presencia de uno de esos cuento modernos del género literario periodístico, una receta de seudociencia que incluye mala información,periodistas mediocres y medios irresponsables que abusan de la amplitud de su tiraje para vender supercherías y pseudociencia a manos llenas.

Al ver este tipo de encabezado:“Científicos predicen que tres naves espaciales alienígenas gigantes se dirigen a la Tierra y llegarán en los primeros meses del 2012”), me di cuenta inmediatamente de que la noticia no pintaba para ganar el premio nacional del Colegio de Periodistas, si no que se trataba de una burda clase de “noticia” que de manera cíclica y recurrente entusiasma a muchos “seudocomunicadores”, los que con gusto importan antiguas leyendas urbanas que debido a la mala memoria de muchos de nosotros, vuelven a aparecer como noticias nuevas y recientes en la prensa nacional.

El caso de la supuesta desclasificación de Wikileaks, conocida como la caja de Pandora para los misteriólogos, es un claro ejemplo de cómo se puede manipular la información para producir un producto vendible, digerible y apto para todos los amigos de lo oculto que se deleitan con las conspiraciones.

Muchas páginas y blogs se han dedicado a esparcir el rumor de que esta desclasificación es sinónimo de aceptación de la hipótesis extraterrestre (Hp), de la realidad de los fenómenos paranormales o la existencia de grandes conspiraciones contra los ciudadanos. Pero la realidad es que muchos gobiernos y organismos de seguridad, siguiendo la política de la libertad de la información, han abierto sus “archivos” a la comunidad. El problema surge cuando, debido a la influencia de la TV y la ciencia ficción, muchos saltimbanquis de Ovnilandia, delirando con “Los expedientes secretos X” de la serial americana “Los expedientes secretos X” y las fantasías de sus personajes,relacionan inmediatamente un acto de transparencia de información con ETs, naves de otros mundos y sucesos paranormales que estos personajes, situados más allá y más acá del sentido común, toman como pruebas fidedignas de la existencia del fenómeno,bajo la premisa de que la sola investigación de un hecho inexplicable sería la prueba de la existencia de dicho fenómeno, únicamente por ser investigado. Este error cognitivo, que denominaré falacia Tipo 1, nos lleva incluso a ciudadanos comunes a sacar conclusiones apresuradas y erróneas, pues la ausencia de un entrenamiento en lógica y razonamiento elemental, nos puede costar el ser presa fáciles de los medios de información masivos.

En el artículo de Publimetro se afirma:

  1. Que los encuentros con Ovnis están aumentando.
  2. Que los científicos de SETI han hecho un anuncio importante.
  3. Que tres naves espaciales de grandes dimensiones se acercan a la Tierra.
  4. Que estas naves fueron detectadas por el rayo HAARP.
  5. Que Wikeleaks demuestra que funcionarios de EEUU de alto nivel están al tanto del asunto y ocultan la información.

Esto y otras tantas afirmaciones de muy dudosa procedencia sin aportar NINGUNA evidencia que respalden sus dichos. Como todo buen integrante del “clan del columpio”, este periodista del citado diario, no tiene ningún respaldo.

Usando una vieja y reconocida estrategia charlatanezca de mezclar verdades con fantasías, se nombra a SETI (que es una verdadera entidad investigativa norteamericana dedicada a la búsqueda de vida extraterrestre y no a la búsqueda de enanitos verdes), buscando crear la atmósfera necesaria para que las personas asocien este instituto con sus delirantes declaraciones, que, como ya indiqué, son parte de un mito, de un rumor, que ociosos en internet con mucho tiempo libre se dedican a colgar en sus blogs.

El propio Dr. Seth Shostak, astrónomo principal de SETI, desmiente esta noticia tajantemente. Un poquito de sinapsis:

  1. ¿Cómo es posible que se afirme el aumento de avistamiento de Ovnis si evidentemente esto están en retroceso? ¿Qué pasó con las grandes oleadas de décadas anteriores? ¿Por qué no se dan ahora? ¿Será que el mito se les agotó a los ufólogos o que sencillamente los ETs le temen a la tecnología de cámaras digitales y no se quieren mostrar? Pues fíjese, señor lector, que justamente ahora que todos tenemos cámaras integradas a nuestros celulares y las posibilidad de captar un Ovni es exponencialmente mayor, ya que sólo en Chile existen como 19 millones de celulares, estos objetos han desaparecido o siguen apareciendo lejanos y borrosos.
  2. Los científicos de SETI jamás han hecho tan delirante declaración. Esta historia se basa tan sólo en la imaginación de los conspiracionistas y jamás ha contado con un solo científico que la respalde.
  3. Si estas naves “existieran”, la tecnología actual ya las tendría que haber detectado. Contamos con un gran número de observatorios repartidos por el mundo, y es sin contar la red de astrónomos aficionados. Es bastante raro que nadie se fuera de lengua, para obtener su minuto de fama o ¿acaso todos estos observatorios son manejados por los Annunakis y los reptilianos? Íntimos amigos y socios de Juan Andrés Salfate?

    Esta noticia es bastante antigua y fue desmentida por SETI. La institución señaló que estas supuestas naves, mostradas en una par de imágenes como cosas azules en un fondo estrellado, no eran más que partículas de suciedad, solo visible en uno de los filtros con los que se captó la imagen.

    Por otro lado el supuesto astrofísico Craig Kasnov, al que se le atribuye el descubrimiento de estos objetos, NUNCA ha trabajado en SETI y por allá no se le conoce ni la sombra.

  4. El rayo HAARP (High Frequency Active Auroral Research Program) es un proyecto científico norteamericano destinado a estudiar las propiedades y comportamiento de una capa atmosférica llamada Ionosfera, con el fin de mejorar las comunicaciones y los sistemas de vigilancia, tanto para fines civiles y defensa.

    Este proyecto ha sido muy manoseado por el mundo conspiracionista para crear mitos en relación a que este rayo ocasiona terremotos y es manejado por los grupos de poder como una nueva arma ecológica capaz de ocasionar un sin fin de desastres desde tifones, maremotos, tsunamis hasta la capacidad de destruir aviones y satélites.Por lo tanto este Rayo HAARP no es un instrumento de SETI y, por lo tanto, no lo utiliza para sus investigaciones.

  5. Pese a toda la “desclasificación” de informes de Wikeleaks no existe pruebas suficientes y claras que permitan afirma la existencia de ETs, fenómenos paranormales o invasiones alienígenas. Lo único que aparece en los informes son investigaciones que se efectuaron por diferentes agencias para dilucidar asuntos que les encomendaban a las instituciones oficiales y que tenían la obligación de investigar por decretos oficiales. ¡NADA MAS!

Para finalizar, y al margen de lo irrisorio de estas llamadas “noticias”, me gustaría plantear el enorme descontento que me generan estas publicaciones, pues violan nuestro derecho a recibir información veraz y de calidad sobre los diversos ámbitos de la vida pública y privada, y me pregunto dónde queda la ética y la responsabilidad social del periodista y del medio que pública estos disparates.
Si lo que buscan es tan sólo vender espacios para los auspiciadores,pues no hay otra explicación para que se publiquen semejantes barbaridades, se me ocurre una idea que los editores de Publimetro deberían considerar: “Suavicen más el papel de sus periódicos para poder usarlo como papel higiénico, y darle con esto una utilidad práctica a sus publicaciones, pues actualmente esto es para lo único que están sirviendo”.