AECH en marcha #iguales

por | 29 junio, 2011
AECH en marcha por Igualdad de Derechos

Este sábado 25 de junio de 2011 fue la Marcha por la Igualdad (#MarchaDel25#Iguales), organizada por MOVILH y la fundación Iguales. Nuestra Asociación Escéptica de Chile también se hizo presente, por considerar que la discriminación de la que son objeto los homosexuales en nuestra sociedad tiene un arraigo supersticioso e irracional, a saber:

  • Superstición: La mayor parte de la discriminación hacia los homosexuales, en nuestra civilización, se basa en una consideración moral propia del cristianismo. Las raíces de este rechazo, so pena de ofender a su amigo imaginario, se remontan a la Biblia, en los siguientes libros:
    • Antiguo Testamento: Génesis, Levítico, Deuteronomio, Ruth, 1 Samuel, 2 Samuel, 1 Reyes, 2 Reyes, Isaías, Daniel, Joel.
    • Nuevo Testamento: Mateo, Marcos, Juan, Hechos, Romanos, 1 Corintios, 1 Timoteo, 2 Timoteo, Judea, Revelación.
  • Secularismo: Contraviniento la secularización del Estado, vigente en Chile desde nuestra Constitución Política de la República de 1925, diversos políticos, tanto honorables senadores y diputados como ministros y Presidente de la República, se oponen al contrato civil matrimonial homosexual recurriendo a su moral supersticiosa cristiana, siendo ésta tan sólo una de las confesiones religiosas presentes en nuestro país.
  • Oscurantismo anticientífico: Los líderes religiosos de diversos credos, incluyendo al Papa católico, insisten en endosarle a los homosexuales cuanta perversión se les ocurre, a pesar de no contar con ninguna evidencia razonable en su favor y haciendo caso omiso de los estudios sociológicos ya realizados que no dan cuenta de tal relación, a saber: que tienden a caer más en la pederastia, que tienen mayor propensión a la pedofilia, que son necesariamente más promiscuos, que sólo pueden construir una relación de pareja intrínsecamente perversa, que atentan contra la (única forma reconocida por ellos de) familia como núcleo de la sociedad, que sus hijos serán necesariamente más discriminados, que harán a sus hijos más proclives a ser también homosexuales, que son más propensos a abusar sexualmente de sus hijos, que sus hijos no sabrán discernir la orientación sexual “correcta”, que sus hijos manifestarán algún tipo de trastorno psicológico al no crecer con un padre y una madre… la lista es interminable, suma y sigue, no faltando, por cierto, que también comen guaguas y tienen al demonio adentro. Cómodamente hacen caso omiso de cuántos abusos encubiertos han cometido sus clérigos siendo hijos de padres heterosexuales.
  • Autoridad Moral ilegítima: Los líderes religiosos se autoatribuyen una autoridad moral universal, la cual, a lo más, es válida dentro de su propio rebaño, sin ser necesariamente compartida por los demás ciudadanos, libres y adultos, de otras confesiones o aconfesiones religiosas. En todo caso, el ordenamiento secular habrá de ser en base a consensos que sean inclusivos con las minorías y no ante pretensiones morales de grupos particulares.
  • Estado de Derecho: Durante la semana pasada, la sesión de la cámara dispuesta para debatir sobre la ley de Acuerdo de Vida en Común en curso, fue interrumpida por grupos religiosos, particularmente de corte evangélico, obligando a la Presidenta del Senado a interrumpir y postergar nuestra instancia institucional democrática para consensuar nuestras diferencias. Esto bien puede ser tomado como un ejemplo del respeto mutuo y amor al prójimo que promueven los creyentes en diversas variedades de unicornios, así como los alcances teocráticos que pueden llegar a tener en nuestra sociedad si no son rechazados oportunamente.

Éstas son nuestras aprehensiones escépticas, sin desconocer las no menos importantes consideraciones respecto de la no-discriminación, la libertad del amor adulto, el derecho al reconocimiento social institucional, el derecho a criar con amor y, más generalmente, a que se les reconozca la igualdad de derecho que corresponde en un estado democrático.

Fotos de la marcha:

Videos de la marcha: