Vacúnate contra El Guardián de la Salud… de sus propios bolsillos

por | 14 marzo, 2011
Guardián de la Salud Nº 83
Marzo de 2011
[original]

Si a ud. le interesa una guía de soluciones para una salud plena y vigorosa buscando información que salva vidas, en particular la suya propia y la de sus hijos, tras recorrer algunos quioscos podría interesarse en adquirir por módicos $500 (~US$1) un ejemplar del periódico mensual El Guardián de la Salud. Desafortunadamente, tras tan pomposa promesa, a poco investigar terminará descubriéndose como víctima del agrio defraude al que estos mercenarios de la desinformación someten a sus lectores. Habiéndome tocado pasar por la pavorosa experiencia de haber leído algunos de sus ejemplares, bien cabría sopesar cuántos años menos de vida debiese esperar de haber seguido sus “sabios” consejos. Este “periódico pequeño con un gran propósito” es un verdadero guardián… de su propio bolsillo, ¡y bien grande que tiene su propó$ito!.

Bebé del New World Order

En marzo de 2011, sin dejar de sorprendernos por la desfachatez irresponsable a la que nos tienen mal acostumbrados, con la que sistemáticamente promocionan su cháchara pseudomédica, traspasaron el difuso límite entre la permisividad que se le tolera a su dudosamente prestigioso periodismo jabonoso y la incitación flagrante a prácticas que atentan contra la salud pública, como lo es la demente campaña anti-vacunas, así versaron en la portada de su edición Nº 83: “Las vacunas son peligrosas y nunca deberían ser inyectadas a nadie por ninguna razón“, según una tal dra. Suzanne Humphries. El lector de vista gorda reconocerá que se trata de una cita textual a su entrevistada, mas no una declaración a título del paskín en cuestión, recurriendo a la testimonitis usual de su línea editorial.

Pero ¿quién es esta tal Suzanne Humphries?
La doctora mortis
Suzanne Humphries
[original]
Proyectando una imagen de sanidad y armonía, la palabra “natural” es explotada inescrupulosamente por instituciones promotoras del engaño médico, donde esta doctorcilla, junto a otros, pulula negligentemente promoviendo el suicidio por omisión que significa el no vacunarse. Contrastando sus declaraciones anti-vacunas con el conocimiento científico, rápidamente se revela que los suyos son preciosamente escasos y equívocos. ¡Vaya información que salva vidas nos entrega este Wardián de la Salurdsss! Nos ahorrarían talar bosques si, en cambio, se vendiesen como un Manual de Bolsillo para un Agónico Suicidio.
Las vacunas salvan vidas y han sido una de las principales causas del aumento en décadas de la esperanza de vida humana durante los últimos dos siglos. Su omisión nos expone a rebrotes epidémicos hoy impensables ya superados hace décadas. Ciertamente que hay una fracción menor de personas que pueden tener reacciones indeseadas ante determinados componentes, como ocurre con todo, pero esto no invalida la eficacia generalizada de las vacunas.
Cerraría aquí este artículo, pero aconteció un hecho que revela participaciones no menos funestas de las que tal periódico forma parte.
Ronald Modra Roberts, Q.E.P.D.
Ronald Modra Roberts, Q.E.P.D.
[original]
Este 21 de enero de 2011 falleció Ronald Modra Roberts, editor de El Guardián de la Salud, autor sobre nutrición, investigación y orientación nutricional, cuya memoria honramos, pero cuyo legado seguiremos padeciendo. Tuvo “una muerte rápida, indolora y natural, sin intervención médica, como él habría querido“, según consta en la biografía del sitio web erigido en su memoria. Cabe cuestionarse si tal fue su desamparo y cuánto sirvieron sus naturopatías, quedando, al menos, evidencia de qué pasa cuando se reniega de la medicina científica.
Ahí mismo refieren su legado político, donde documentan su apoyo a la campaña “Terapias Naturales en Peligro“, ante la que más nos valdría contar con una contracampaña “El Peligro de las Terapias Naturales“. En ella, estos chamanes naturópatas reclaman al Ministerio de Salud por haber sido relegados a un segundo plano respecto de la medicina científica, obligándoles a recibir solamente pacientes que hayan sido previamente diagnosticados por un médico “alópata“, quien se los hubiese derivado, arguyendo en base a la libertad del paciente a elegir con qué tratarse… como si no se les debiese exigir preparación seria antes de lidiar con la salud real de personas reales con enfermedades reales (y médicamente tratables) que pagan dinero real (o fondos públicos) por sus servicios ante una real esperanza de mejoría.
Pancarta: “Las Terapias Naturales
NO SON Prácticas Médicas”
[original]
En una de las tomas, se le aprecia en la marcha organizada por esta campaña, donde versa la siguiente pancarta:

“Por el Libre acceso a la Salud Natural – NO AL MONOPOLIO MÉDICO – La Salud Natural no es medicina, no usa fármacos ni cirugía – Luchemos juntos por defender nuestro derecho y libertad de elegir un sistema de Salud Natural”

En otra toma, se aprecia el detalle de la pancarta que llevase en la anterior, donde versa un mensaje con el que, finalmente, estamos en absoluto acuerdo:

“Las Terapias Naturales NO SON Prácticas Médicas”

A Salfate lo vacunaron cuando chico
y parece que no le dio autismo.
Si le cabe alguna duda sobre la seriedad de esta campaña, puede despejarlas consultando la defensa que hizo de ella en televisión el mismísimo Juan Andrés Salfate, nuestro premiado Guaripola Mayor de los Chantas 2010. Todo calza, Pollo.
Las omnipresentes características sobrenaturales, metafísicas, supersticiosas y pseudocientíficas de las inefectivas “Terapias” Naturales y Alternativas, permiten reconocer sus verdaderos fundamentos y entender qué calidad cabe esperar de este periódico. Las Terapias Naturales NO SON prácticas médicas, así que toma con extrema cautela esa guía de soluciones para una salud plena y vigorosa y no esperes garantías de resultados. Ellos no lo hacen, así que más te vale ser Guardián de tu propia Salud (con medicina basada en ciencia).

¿Cuántos niños muertos deberemos tolerar hasta seguir aceptando pasivamente este tipo de campañas del miedo supersticioso, de la estafa y, finalmente, de la muerte?

Cheers!
Referencias